Argentina: “Frente a la crisis de la educación pública la única solución es una transformación del pensamiento y la acción social”

Entrevista con una de las máximas autoridades pedagógicas de Argentina, la maestra y académica, Susana Vior.

Andrés Figueroa Cornejo

 

La maestra Susana Vior destila la ternura apremiante de quien ama lo que hace y las convicciones hondas de quien sabe lo que dice. El encuentro con el periodista que firma la entrevista fue ofrecida en su oficina universitaria en la Ciudad de Buenos Aires. Un lugar sencillo transparentado por las ventanas y la puerta siempre abierta.

-¿Qué es la educación pública, por qué, para qué, para quién?


“Los sistemas educativos fueron desarrollados por la sociedad burguesa con la intención de incorporar a las clases sociales más populares a la producción capitalista. Ese es el objetivo esencial de la burguesía. Ahora bien; los sectores populares van a la educación pública buscando muchas otras cosas. La escuela pública en Argentina, muy tempranamente, fue un espacio de socialización sustantivo. El pueblo se apropió, en un proceso dialéctico, de múltiples aprendizajes en la enseñanza pública. En este país, desde fines del siglo XIX y principios del XX, la educación se expandió a pasos agigantados y rápidamente decreció el analfabetismo. Asimismo, casi al mismo tiempo, los sectores populares lucharon por el ingreso a la enseñanza media. Y luego la pelea social fue por la entrada a la universidad. De otra manera no podría entenderse que en 1916 la gente haya votado contra el gobierno conservador. Esa fue la tradición educativa que conoció mi generación y en la cual nos formamos. Yo estudié en escuela, liceo y universidad públicas.”

 
-¿Por qué una madre o apoderado de una niña, un niño o un joven debería optar por la educación pública, además de los beneficios de la socialización?


“Porque debería ser el lugar de todos, donde aprendemos a convivir, a ser solidarios, a cooperar. Los chicos que tienen la fortuna de provenir de entornos que posibilitan su mejor formación, tienen que aprender a colaborar con el otro que cuenta con menos facilidades. En la fractura social producida por un conjunto de factores, perdieron todos. Estamos ante las posibilidades extraordinarias que ofrece un mundo más abierto, pero la sociedad argentina se fragmenta también por  una escolaridad ultra segmentada. Los pobres han quedado relegados a instituciones que poco tienen que ver con la escuela pública democrática, cuyos fines se asociaban a la distribución del conocimiento. A partir de la década de los 90, se impuso la aberración de la promoción automática. Al comienzo entre primero y segundo grado; después entre primero, segundo y tercero; y ahora  vale que los educandos pasen de curso a como dé lugar. El propósito estatal al respecto tiene que ver con las estadísticas, menos con la formación de calidad.”


-De acuerdo a los guarismos, en la  Ciudad de Buenos Aires la educación es mitad pública y mitad  privada, y en provincias la proporción es alrededor de 6:4 a favor  de la pública...


“Ello revela una despreocupación absoluta de la sociedad respecto de lo que ocurre con la enseñanza. A veces pienso que una es el ‘llanero solitario’ por ocuparse de la pedagogía. Las capas medias, en todo su espectro, consideran que tienen resuelta la enseñanza sólo enviando a sus hijos a los establecimientos privados o seleccionando la mejor escuela pública a la que puedan acceder. Pero tanto en una como en otra, hay muy diversa calidad educativa. Y cuando hablo de calidad, no me refiero a una mercancía, como es el concepto que los organismos internacionales introdujeron y que se vincula a competitividad y eficientismo.”


-También se habla de evaluación…


“Se evaluó, se sigue evaluando, y la calidad de las instituciones educativas de todos los niveles de enseñanza no ha mejorado  en absoluto. En concreto, ha empeorado. Aunque uno descrea de los rankings, Argentina está cada vez más abajo en los listados de las mejores universidades del planeta. Recién aparece en alrededor del lugar 270 en el mundo, y en el décimo de América Latina. Sin embargo, continuamos evaluando por medio de un aparataje muy costoso en vez de ubicar los recursos en el sitio que corresponde.”


LOS DOCENTES A LA PIZARRA


-¿Y qué papel han jugado los profesores en este entramado?


“He tenido casos en la universidad de estudiantes que me han comunicado que en los establecimientos escolares los obligan a poner las calificaciones con lápiz de carbón. Ello para que a la dirección y los supervisores de la escuela les resulte más fácil ‘arreglar’ las notas. Por otro lado, existe un empobrecimiento muy grande en el propio proceso de formación de los docentes. Los estudiantes ingresan a la educación superior para constituirse en maestros o profesores, luego de 12 años de escolarización en los que no han logrado leer ni escribir adecuadamente, ni contar con un correcto aprendizaje en las disciplinas científicas. ¿Cómo formamos a un buen docente en la universidad, entonces? Muchos estudiantes optan por la enseñanza porque tuvieron excelentes maestros y consideran de buena fe que tiene sentido la docencia. No obstante, incluso, una a veces escucha intervenciones de ciertos dirigentes sindicales del profesorado que dan vergüenza. Y muchos sindicatos docentes son de un corporativismo impresentable.”


-¿Qué deberían hacer los pedagogos organizados en Argentina?


“Empezar realmente a discutir muy a fondo qué educación tenemos, dónde están desempeñándose, qué están haciendo, con quién y con qué están colaborando, y cómo salimos en conjunto de este drama. Naturalmente que los profesores de hoy son un producto histórico. Son resultado de años y años de mala formación y pésimas condiciones laborales. Sin duda, hoy los educadores debemos estudiar más. Formarse críticamente es una necesidad imperiosa. Y a la vez, tenemos que hacer una autocrítica profunda. Un ejemplo: el gobierno de la Ciudad cierra cursos en la educación pública. Obviamente tenemos  que luchar contra esa política destructiva. Pero es imprescindible debatir nacionalmente por qué los chicos no están en las escuelas. ¿Por qué se llega a un quinto año de secundaria con cinco alumnos? ¿Qué pasó con todos los demás? Esos son nuestros temas. No es posible buscar argumentos exculpatorios, y aquí me incluyo. Se trata de resolver ‘la pesada herencia’.”

EL RELATO EDUCATIVO DEL PODER


-Pero la inversión en enseñanza a escala estatal resulta significativa…


“Sin embargo, nadie que sepa en qué situación se encuentra nuestro sistema educativo  hubiera comenzado por dotar a cada chico de un computador portátil. ¿Para qué? ¿Para que puedan reproducir individualmente lo que no saben, y accedan más fácilmente al ‘entretenimiento’ alienante? Ahora ocurre que hay profesores que en la escuela secundaria están contentos con la medida porque, al menos, ya tienen menos indisciplina en la clase.”


-CFK tiene ideas algo distintas respecto de la enseñanza…

 

“La Presidenta de la nación dice que los docentes trabajan 4 horas y tienen 3 meses de vacaciones, lo cual es una falsedad flagrante. Pero la Presidenta no es tonta. Ella aprovecha la existencia de un sentido común en la sociedad, enemigo de la educación pública. Hay un sector de la población no menor que, efectivamente, cree que los profesores trabajan 4 horas y que con 3 mil pesos mensuales pueden vivir. Lo real es que los docentes, en general, deben hacer dos turnos. Muchos trabajan en la noche y otros se ven obligados a desempeñarse en otro tipo de quehaceres remunerativos los fines de semana para llegar a fin de mes. Sin contar que un docente hace clases en un primer año, tocan el timbre y ya se enfrenta a un quinto año o parte para otra escuela. ¿Cómo se imparte buena educación así? Por otro lado, que el profesor deba sustituir a los padres, hacer de psicólogo infantil, asistente social y hasta atender el comedor escolar, también funciona como una excusa para quienes  no cumplen con su tarea docente. Es terrible decirlo. Nuestro profesorado tiene gran responsabilidad de haber llegado a esta situación. Se aceptaron esas imposiciones, en lugar de batallar para que el Estado asumiera por medio de otras instituciones esos quehaceres distintos a la pedagogía. Por ejemplo, ¿qué hace el Ministerio de Salud? En el actual momento no existe  control sanitario de los chicos en las escuelas.”


LA GOBERNABILIDAD COMO ESTANDARTE ABSOLUTO


-Es bien sabido que la educación privada tiene como objetivo primero y último la ganancia, el lucro. Asimismo, se sabe que en los países desarrollados el sistema escolar público es más que hegemónico, como en Finlandia. ¿Por qué en Argentina y América Latina los gobiernos de turno privilegian la enseñanza privada?


“Ello corresponde a un largo proceso previo. Por ejemplo, en Argentina el subsidio a la educación privada proviene de una ley de 1947, durante el primer gobierno de Juan Domingo Perón. Se trató, en  parte, de un compromiso que el peronismo realizó con la Iglesia Católica antes de las elecciones de 1946. Y posteriormente, ese compromiso  continuó expandiéndose, con el  argumento de igualar los salarios de los docentes de las escuelas públicas y las privadas. Previo a esas fechas, no hubo subsidio a los privados. Ahora bien, tampoco habría sido posible extender la escolaridad sólo con la inversión en la escuela pública. De hecho, se dijo que el que podía pagar, que lo hiciera, tanto en educación como en salud. Aquí nunca existió lo que se define como Estado de Bienestar. A lo sumo tuvimos un Estado benefactor, que es bien distinto. Es decir, un Estado que asiste a aquella población que no está en condiciones de bastarse por sí misma. Lo grave es que en la actualidad prácticamente no se observa  aumento de la matrícula. Y al interior de ese no incremento, ha crecido la enseñanza privada.”


-¿Por qué?


“Porque la privada ofrece un tipo de ‘compañero de banco’ que satisface sobre todo a los estratos medios y altos que buscan un ‘mejor roce social’”.

 

-¿Y cuál es el fin estratégico de las políticas mencionadas, entonces?


“Simplemente, mantener la gobernabilidad.”


LAS RELACIONES DE FUERZAS


-El estado de la educación y la salud  no hacen más que reflejar las contradicciones sociales realmente existentes. ¿Qué ocurriría si luego de una compleja caminata histórica los trabajadores y el pueblo salieran de la pura resistencia y comenzaran la edificación de su hegemonía social?


“Pasa que las clases subordinadas, hasta ahora, se han limitado a demandar más escuelas, mayor cobertura. Nunca se discutió en profundidad la naturaleza de esa enseñanza. Salvo en un par de momentos en que los sectores más conservadores de la derecha política intentaron instaurar reformas regresivas. Una famosa ocurrió en 1916, antes de la elección de Irigoyen, cuando los conservadores plantearon abiertamente la reducción de años de escolaridad obligatoria, de 6 a 4 años. Y en 1968, durante la dictadura de Onganía, el ministro de Educación de la época retomó de alguna manera esa reforma, donde el acento estaría puesto en el aprendizaje de oficios al servicio franco del capital. Sin embargo, entonces Argentina y el mundo eran otros, existían relaciones de fuerzas sociales muy distintas a las actuales. Entonces el futuro era nuestro. En plena dictadura, el pueblo se movilizó y los de arriba tuvieron que derogar la reforma.”


LOS MITOS


-A raíz del enorme movimiento estudiantil de Chile, tanto el 2006 como el año pasado, muchos miraron a Argentina como un ejemplo de educación pública, entre otras cosas porque sin prueba de admisión a la universidad los problemas parecían solucionados…

“Esa supuesta democratización de la universidad pública argentina es perversa. El sistema de libre ingreso oculta su perversión, aun más que la gratuidad. Pero siempre terminamos en lo mismo. Los que tuvieron escolaridad pobre reproducen esa condición al interior de la universidad. Este es otro tema tabú en Argentina. Si una plantea que el libre ingreso no es democratizador en la realidad, te devoran. Objetivamente, en nuestros días ha disminuido el número de aspirantes que buscan ingresar al conjunto del sistema universitario. Es trágico, porque hasta los propios jóvenes son conscientes de que en las condiciones en que se escolarizaron no van a lograr  terminar una carrera universitaria. Uno puede preguntarse si hay que volver a un ingreso selectivo. La respuesta es NO. La solución está en fortalecer la enseñanza básica, primaria y secundaria, como para que quienes deseen ingresar al nivel superior estén, efectivamente, preparados para hacerlo.”


-¿Y la educación como medio de movilidad social?


“Históricamente fue así. Pero porque entonces, en general, existía movilidad social. Hoy ya no.  Eric Hobsbawm señala que hacia el final del siglo XX surge por vez primera una generación que tiene claro que no sólo no podrá superar la calidad de vida de sus padres, sino que sufrirán su empeoramiento. El neoconservadurismo –que muchos llaman neoliberalismo- logró establecer una estructura social donde cada quien tiene un sitio asignado, como una sociedad estamental sin movilidad social alguna. En Argentina, hasta antes del golpe de 1976, existía movilidad social.”


“LOS JÓVENES SERÁN LOS PROTAGONISTAS”


-¿Cuáles son las personalidades que reivindica como abrevaderos que han alentado su trabajo?


“Fidel Castro, más allá de algunas diferencias que una pueda tener con él. Fidel ha sido el gran pedagogo del siglo XX. Un hombre que consiguió educar a su pueblo de un modo incomparable. Algunos discursos de Fidel han valido más que muchos volúmenes escritos por científicos sociales y políticos. Admiro a aquellos maestros que pusieron lo mejor de sí en tantos lugares inhóspitos y solitarios. Hablo de viejos amigos que a una la fueron moldeando.”


-¿Qué importancia cobra la lucha de las clases empobrecidas a la hora de transformar el panorama predominante?


“Es la única salida. No hay otra. Sin vanguardismos políticos, pero sí con una conducción muy bien formada. De lo contrario, acabaremos una vez más protestando en la plaza pública y nada más. Honestamente considero que nos hace falta una generación que no esté manchada por el sectarismo político. La alternativa política vendrá de la mano con la superación histórica del pasado. Y los jóvenes serán los protagonistas.”


Escribir comentario

Comentarios: 0

Movilizaciones estudiantiles: anticipando el futuro

Rafael Agacino *

 

Hay dos momentos con características similares que anteceden al actual: el “mochilazo” del 2001 y la “revolución pingüina” del 2006. En primer lugar, ambos son procesos inadvertidos por las organizaciones políticas y por el Estado; surgen de improviso y todas las instituciones, incluida la izquierda institucional, sea republicana o reformista, reaccionan ex post y a tientas tal y como le sucede ahora a un gobierno desorientado e inexperto. En segundo lugar, enarbolan prácticamente las mismas demandas aunque ahora profundizadas y en choque frontal con el modelo educacional y con el propio orden económico social. La demanda por el pase escolar del “mochilazo” se acopla a la exigencia del fin del lucro como ya lo habían puesto en el tapete los secundarios el 2006, y ambas se resignifican hoy al elaborarse con una sencillez asombrosa una profunda crítica a las bases mismas del modelo educacional y a la racionalidad con que se construyó y funciona el “Chile realmente existente”.... Por ello, de súbito, ya es casi sentido común y a nadie escandaliza, demandar la re-nacionalización del cobre, la reforma tributaria, la des municipalización sin privatización. Y finalmente, como tercera característica de importancia central, el movimiento ha preservado e incluso desarrollado ciertas formas organizativas – vocerías, revocabilidad de los dirigentes, soberanía de las asambleas, etc. - expresivas de un potencial de radicalidad democrática y autonomía poco conocido en el campo de la acción social y política chilena.


Si uno trata de dar mayor sentido a estas líneas de continuidad, la pregunta más precisa es: ¿Cómo caracterizar esta movilización social que ocurre en un contexto de crecimiento económico, en ausencia de desempleo masivo, de bajas salariales o de una situación de pobreza masiva y creciente? Lo que hay es una explosión en otras condiciones: en condiciones de inclusión social; no se trata de las masas menesterosas clamando por pan; no se trata de “marchas del hambre” como en los años setenta y ochenta. La derecha neoliberal, apelando a su batería teórica fundada en el individualismo hedonista, ha caracterizado la situación asemejándola a una crisis de expectativas. En su versión más vulgar, se trataría de un malestar de los sectores “aspiracionales” que por pura envidia frente a los exitosos, reaccionan con la protesta. Más allá de su evidente superficialidad, este razonamiento, sin embargo, puede revelar una tensión social más estructural propia del neoliberalismo maduro: un malestar expresivo de las dificultades objetivas que ciertos sectores sociales recurrentemente enfrentan para sostener en el tiempo sus condiciones de vida, o bien, porque todos o parte de ellos, tal vez los más ilustrados, toman conciencia de los perversos resultados de largo plazo del modo de vida proclamado por el neoliberalismo. En efecto, es el propio funcionamiento del modelo – no su colapso- el que muestra que los logros se vuelven ficticios, vacios y tóxicos, pues el presente se ha vuelto precario y el futuro una hipoteca.


Desde este punto de vista, las casi cuatro décadas de neoliberalismo en Chile, ya muestran crecientemente y en muchos planos, las limitaciones propias del modelo; las tensiones se perciben como resultados de reformas realizadas y maduras y no como reformas pendientes. Así con la educación, la salud, la previsión, la vivienda, la cuestión urbana, el transporte…. Las fisuras de un modelo que no puede resolver los problemas que “la gente” empieza a sufrir y frente a los cuales, tarde o temprano, ella misma deberá obligadamente pronunciarse.


Por otra parte y en conexión con la composición del activo social, una característica sobre la cual hay que poner atención, es que las franjas participantes o de apoyo han sido “educadas” bajo el neoliberalismo y por tanto permeadas por una cultura individualista. El mismo movimiento contiene en su interior contrafuerzas gravitantes que eventualmente pueden limitar su constitución y desarrollo. Dichas contrafuerzas comparten el malestar masivo pero sin compartir necesariamente la disposición y voluntad requeridas para la conformación de un sujeto social colectivo. ¿Qué efectos prácticos puede implicar esto? Que si a los estudiantes de los CFT, los IP o de Universidades Privadas que, salvo excepciones, no se han movilizado, se les condonan deudas u ofrecen otros beneficios, su posición puede pasar de un apoyo pasivo a una franca oposición manipulable por el poder. Hasta hoy el movimiento no ha avanzado sobre temas más complejos de la educación como el rol de un sistema nacional educacional en un país no desarrollado o sobre el carácter político-cultural de los contenidos educativos propiamente tales. Las demandas apuntan hasta ahora solo al entramado institucional buscando reformarlo para garantizar una “educación pública, gratuita y de calidad”. En ese contexto, la ausencia de un proyecto educacional para Chile, fortalece la capacidad de maniobra del gobierno y las clases dominantes por la vía del manejo distributivo de los recursos financieros –que los hay- y hace más vulnerable al movimiento estudiantil, sobre todo si la conjunción coyuntural de malestares que se expresa en la calle, carece de una identidad como fuerza social y programática. El movimiento tiene una cáscara colectiva pero no es aún un movimiento orgánicamente colectivo. Y ese es un problema crítico, por lo cual el desarrollo de la fuerza social y programática, incluida las tareas de formación política, son centrales.


Por último, creo que lo que no puede llamar a confusión, por lo menos a las franjas de la izquierda “desconfiada”, es suponer que este es un movimiento que clama por representación en la esfera de lo político. Toda la izquierda tradicional, republicana o reformista, así como la Concertación y sus derivados, así lo creen y afinan sus artes elaborando ardides para capturar el movimiento, para vehiculizarlo a la esfera de lo político-institucional, hasta domesticarlo o extinguirlo. Por el contrario, la izquierda desconfiada, cuyo objetivo estratégico es constituir un sujeto soberano y politizar lo social, más que preguntarse por las posibilidades de representación del movimiento, debe indagar sobre las potencialidades y posibilidades de auto-representación del mismo y su constitución como sujeto social y político. Y ahí es donde encontramos debilidades, como ya las hubo cuando estallaron las movilizaciones de los secundarios en el 2006 y las luchas de los sub contratistas al año siguiente, el 2007.


Así pues, a pesar de lo sorpresivo del estallido hay elementos de continuidad que deben escudriñarse para obtener una caracterización más precisa de este movimiento y de la propia sociedad chilena. Ello es imprescindible para la adopción de una táctica adecuada y no exagerar la nota respecto de las posibilidades tanto de la coyuntura como de la situación política en el marco del nuevo período que se abrió con el Gobierno de Piñera. Entendemos el estallido como síntoma de “algo”, un síntoma de este proceso de maduración del modelo que, entre otros, hace muy ostensible el problema de la desigualdad. Las contradicciones del modelo maduro no reclaman tácticas de resistencia sino tácticas de propuestas, de alternativas de acción social y política; la maduración de las contradicciones propias del modelo exige nuevas opciones. Si no captamos el sentido histórico de esta nueva fase en ciernes, toda la política y todas las orgánicas, se verán sorprendidas ya que precisamente por tratarse de un momento nuevo, no existen aún los recursos discursivos ni interpretativos adecuados, ni las capacidades sociales para integrarse naturalmente en esos movimientos y constituirse como fuerza política a la par que ellos mismos lo hacen.


¿Qué proyección política puede tener en el movimiento estudiantil?


Mirado desde una perspectiva auto emancipadora, es decir, teniendo en mente los esfuerzos por construir un sujeto soberano, una fuerza capaz de superar la idea de la política como un espacio institucional ad-hoc, separado de la sociedad y ejercido por “profesionales” en los cuales las masas deben depositar su representación, las luchas actuales son mucho más ricas que las de los años noventa y las de inicios del siglo XXI. No sólo son nueva escuela para grandes contingentes de jóvenes, sino también inauguran un período que obliga a sintetizar demandas, a elaborar propuestas, a imaginar proyectos; su constitución como fuerza social corre en paralelo a la constitución de fuerza teórico/programática, y por tanto, a su emergencia como una de las franjas de la futura fuerza política. El sujeto político colectivo se constituye en su vivir político propiamente tal y politiza lo social desplazando la política del espacio institucional al espacio de la sociedad; arrebata la política a los burócratas y la asume como su espacio de constitución vital. En un momento en que la política en su tradición liberal representativa, y los partidos que han vivido de ella, incluida por cierto la izquierda confiada, ostentan debilidades estructurales, se evidencian las potencialidades del momento histórico presente, potencialidades que pueden abrir paso a esa alternativa auto emancipadora.


La incomodidad del sistema político y sus funcionarios no deja de manifestarse frente al “desorden” que caracteriza al actual movimiento, por ejemplo, cuando el nuevo ministro de educación, Felipe Bulnes, reclama a los secundarios su falta de organización (convencional y burocratizada) y justifica así la imposibilidad del diálogo. Una lectura más atenta de la renuencia al diálogo por parte de los estudiantes, no hace sino revelar, especialmente en el movimiento secundario, que se ha procesado el nefasto impacto que provocó la burocratización del conflicto tal y como ocurrió con la mega Comisión de Bachelet, subterfugio que logró disipar la energía politizante del huracán pingüino y ganar un poco más de tiempo: casi cuatro años. Pero más allá de la experiencia y el aprendizaje de las franjas más inteligentes del movimiento – y la pausada constitución de una pequeña pero creciente masa crítica - emergen nuevas prácticas y concepciones de la política; éstas prácticas están sumergidas en dichas formas de acción social y emergen casi instintivamente. Desde esa perspectiva, no es sólo que el diálogo no funcione por la “crisis de representación” sino también porque el movimiento es renuente a las prácticas formales de la política e incluso a la representación misma como concepto de lo político. Entre líneas y en potencia se lee que la esterilidad de la política formal no solo deriva del desprestigio por la corrupción y el oportunismo de los “profesionales de la política”, sino de un sistema político representativo que -como concepto e institución e independientemente del binominalismo o de los procedimientos de inscripción y voto- ha sido hasta ahora impotente para procesar la vitalidad del movimiento. En el fondo, la incomodidad de Bulnes así como la manifestada episódicamente por la Concertación y por la propia izquierda confiada, deriva de las significativas tendencias autónomas que – aún latentes, es decir, no convertidas en fuerza colectiva propia y principal - ostenta el movimiento estudiantil, especialmente el activo secundario y el universitario regional.


En este sentido, la potencialidad del movimiento también se expresa en sus formas de organización que ponen el acento en la auto-representación y en diversas prácticas de radicalidad democrática. En muchos casos se trata de la eventual emergencia de una cierta “ética” que privilegia la existencia de lo colectivo, de la comunidad de voluntades, por sobre el impulso individualizante. Es la vieja escuela de la práctica que, bajo ciertas condiciones históricas, acuna sujetos y proyectos emancipadores. La larga épica obrera y popular, inspirada en el marxismo, en las ideas socialistas, libertarias, cristianas y otros idearios emancipadores, expresaron esta nueva ética de la humanidad como emplazamiento directo a la inhumanidad del capital. Las luchas de los desposeídos y explotados avanzaron desde las reivindicaciones salariales y de mejores condiciones de trabajo, hacia la demanda por la abolición del propio modo de vida capitalista. Este proyecto, provisto de un profundo contenido ético, se propuso también la emergencia de una humanidad nueva, artífice de su propia historia, dónde la realización colectiva fuera condición para la realización individual. Esta aspiración a una relación virtuosa entre individuo y colectivo, negada recurrentemente por el capitalismo y las experiencias estatalistas de inspiración socialista, se nos aparece como necesidad urgente frente a la dinámica del capital que nos arrastra al barranco, y está latente también en las prácticas emancipadoras de los movimientos actuales.


Las formas de organización en base a instancias de deliberación colectivas -aunque muchas veces parezcan ineficientes-, la idea del vocero como mero exponente de la voz común, la idea de un cuerpo colectivo que toma decisiones colectivas y por lo tanto “si erramos, erramos todos y si triunfamos, triunfamos todos”, son pequeños ejemplos de esa relación virtuosa. Cuando la realidad, los hechos sociales y políticos, son resultado de voluntades comunes, una creación común y consciente, se genera una fuente de identidad y una praxis de construcción muy robustas: “soy obra de esta historia tanto como esa historia es mi propia obra”. El intento bien o mal intencionado por administrar esas tendencias y energías colectivas, generalmente termina disipando -a veces ahogando trágicamente- las energías colectivas. Más de una vez, las decisiones de autonomización han sido la respuesta espontánea frente a la manipulación, la cooptación y al acuerdo a espaldas de los actores. Y de eso hay mucho en este país. Las tendencias a la independencia de lo social, las prácticas de autonomía, presentes en las movilizaciones de los últimos años, deben ser entendidas como potencias emancipadoras y estimularse, desarrollarse, más que adocenarlas intentando acumular fuerza propia a costa de ellas; hay que abrir paso a una politización de lo social. El proyecto emancipador – no sobra recordarlo- tiene que responder no sólo a la debacle del capitalismo sino también a la debacle del proyecto de construcción socialista donde las relaciones partido-masa y estado-sociedad, fueron mal tratadas al punto que ahogaron la vitalidad de las propias fuerzas que lo originaron. Si hay una discusión de primera prioridad en el marxismo y en las corrientes emancipadoras hoy día, es en torno a este punto crucial.


Por ello, vocerías, deliberación colectiva, asamblea, construcción de colectivos, horizontalidad, auto-representación, formas organizativas que arrancan con las prácticas de los años noventa y que los secundarios han mantenido desde el 2001 hasta hoy, deben cuidarse y estimularse. Hay que cuidarlas no solo de la reacción de las clases dominantes y su necesidad de imponer el “orden”, sino también de las tentaciones de la izquierda tradicional que debe demostrar al poder su capacidad de maniobra para fortalecer su lugar en las instituciones de la república y su sistema político representativo. Ya Tellier nos adelantó algo en su entrevista en La Tercera del domingo 7 de agosto pasado.


Para caracterizar un movimiento y sus luchas usualmente se recurre a su composición de clase y/o a los contenidos programáticos que éste levanta. Sin embargo, en la actualidad, hay que agregar otra dimensión, una variable anteriormente secundaria: me refiero a las formas organizativas. En las condiciones actuales de desarrollo del capitalismo, las formas son contenido y por tanto son cruciales en la configuración del carácter de un movimiento. Por decirlo de un modo aproximado: un mismo Programa levantado por una misma constelación de fuerzas sociales puede adquirir un carácter radicalmente distinto con una táctica restringida al campo de la política representativa y del Estado, o si, alternativamente, se realiza como ejercicio de sujetos colectivos auto-representados que ejercen soberanía en y más allá del Estado. Mientras esas formas no sean convertidas conscientemente en proyecto, las tendencias que permiten caracterizar las potencialidades emancipadoras de un movimiento, incluso a espalda de los propios sujetos implicados, se relacionan muy estrechamente con esas formas de organización y métodos de trabajo colectivos. Lo que aparece como desorden a ojos de las clases dominantes y de los burócratas de la política, expresa la latencia de prácticas emancipadoras que tarde o temprano romperán la camisa de fuerza liberal-burguesa con que se concibió y ejerció hasta hoy “la política”.


¿Y los trabajadores? ¿Qué se puede decir de su ausencia y de la idea del "ciudadanismo" que se ha ido instalando en los movimientos sociales? ¿Cuáles son las implicancias de este nuevo paradigma social?


Por más de tres décadas la teoría social, la historia y la política han dejado de considerar al trabajo humano como concepto clave y determinante en la configuración y dinámica de la sociedad, desplazándolo del lugar central que antes tenía en ellas. Paralelamente, la clase trabajadora, y en especial la clase obrera, ha desaparecido de la escena política e incluso de la propia producción - tema sobre el cual volveremos. La derecha ha sustituido a esta clase, por categorías como el "emprendedor" y el "consumidor"; la izquierda “progresista”, en distintos momentos, por las categorías de "el ciudadano", "las mujeres" y "las minorías sexuales"; y los tecnócratas de toda estirpe, como objeto de las políticas públicas, por “los sectores vulnerables”, "los pueblos originarios" y "los pobres": ciudadanos pobres, mujeres pobres, minorías sexuales empobrecidas, niños pobres, ancianos pobres, etc., claramente todos pobres, pero en cuanto tales, sin el glamour que exige la moda intelectual del momento.


Ese desplazamiento del trabajo y los trabajadores, ha dado paso a la emergencia de multiplicidad de sujetos sociales. Para las corrientes postmodernas más reaccionarias, tales sujetos finalmente se diluyen en una masa de subjetividades particulares (individuales) no susceptibles de aglutinar o responder a “lógica de equivalencia” alguna; tales subjetividades son inconmensurables y no dan siquiera para populismos; es el fin de la política y de todo valor universal. Otras, las menos conservadoras, reconocen la plausibilidad de la conjunción de intereses transindividuales y reponen la política pero solo como fenómeno episódico, contingente y transitorio, tanto como lo es una coyuntura particular. Para éstas, los conflictos pueden expresar una subjetividad colectiva pero por única e irrepetible vez; no hay lugar para la memoria colectiva ni para ningún presente histórico que contenga en potencia un futuro colectivo; todo es contingente, ningún horizonte histórico, ninguna verdad y ninguna utopía, siquiera como idea reguladora o recurso movilizador. En oposición a éstas corrientes y en defensa de las promesas de la modernidad, más esperanzador ha resultado el esfuerzo de las teorías que relevan el rol de la acción comunicativa y la construcción de consensos sociales como campo de acción privilegiado de la política. Sin embargo, de todos modos, en la época del “giro lingüístico”, la centralidad del trabajo ha desaparecido de escena.


Estas corrientes teóricas han permeado fuertemente a las franjas ilustradas de la sociedad. Un segmento “progresista”, haciéndose eco del monopolio ideológico que ostenta la concepción liberal de democracia, ha adoptado con toda naturalidad al “ciudadano” como el sujeto político por antonomasia; el citoyen criollo, que independiente de su lugar en la ciudad -y la producción-, es el soberano del poder político de la nación bicentenaria. Como sea, este ciudadano es el “hombre político”, aquel que realiza su libertad ejerciendo soberanía en el espacio de la interacción lingüística en torno a materias de lo público.


Pero sabemos que libertad formal no es igual a libertad sustantiva; esta distinción devela el límite insalvable de toda sociedad de clases. Por ejemplo en este país, aún cuando se eliminaran las ostensibles limitaciones que impone al citoyen criollo la Constitución de Lagos-Pinochet, tales como el sistema binominal, el sesgo presidencialista del régimen político o la ley de financiamiento y funcionamiento de partidos políticos, tal distinción mantendría toda su validez.


La distinción entre libertad formal y libertad substantiva es de la mayor significación en las nuevas condiciones de funcionamiento del capitalismo actual, y si bien nuestras herramientas teóricas apenas balbucean una interpretación del presente post crisis del estatalismo socialista, desarrollos recientes justifican reponer una idea crucial de Marx: la centralidad del trabajo, la centralidad de esa elemental actividad humana que es el trabajo entendido como praxis social productiva y reproductiva.


El capitalismo del nuevo siglo ha extendido su lógica a casi todas las esferas de la vida social transformando en mercancía todo objeto tangible, intangible o virtual susceptible de vender y comprar; ha extendido por doquier las relaciones sociales capitalistas y sometido al imperativo de la acumulación a los más diversos espacios personales y comunitarios. Pero así como el capital se extiende, también más actividades humanas se vuelven trabajo, trabajo para el capital. Este proceso ha implicado la emergencia de nuevos contingentes de trabajadores vinculados a la producción de esas mercancías. Sin embargo, en la medida en que tales contingentes y mercancías, especialmente las intangibles y virtuales, adoptan nuevas estéticas no han sido fácilmente reconocibles por la vieja clase obrera o por el sindicalismo clásico. Si entendemos que el capital no es una cosa ni una forma, sino una relación social, quien produce socialización, afectos o conocimientos, tanto como quien produce carbón o zapatos, si lo hace mediado por una relación de compra y venta de su fuerza de trabajo al capital, es un trabajador, produce plusvalía y sirve a la acumulación de capital, independiente que el mismo lo crea o no y sea o no reconocido por otros, por ejemplo por los “obreros manuales”, en su calidad de tal. La izquierda tradicional y el sindicalismo clásico fetichizaron el trabajo así como el salario, en el primer caso, reduciéndolo a la forma material de la actividad o del producto, y en el segundo, a su forma dinero; su imaginario, su apreciación estética, ha impedido comprender que en el capitalismo actual la clase trabajadora se ha extendido bajo nuevas formas y aumentado su peso a pesar que los empleados en sectores extractivos, agrícolas e industriales, lo disminuyan, incluso en algunas ramas en términos absolutos. Y todo esto sin contar los cientos de millones los trabajadores asiáticos y este-europeos recientemente incorporados a los circuitos de la acumulación de capital mundial.


Lo señalado ya es argumento suficiente para recuperar la centralidad del trabajo. Sin embargo, el capitalismo actual nos entrega otras razones que, más allá de la dimensión puramente cuantitativa, se relacionan con los aspectos cualitativos de la producción.


El capitalismo del nuevo siglo también ha debido avanzar en otras direcciones. Un área clave ha sido la extensión y profundización de los mecanismos de control socio-culturales requeridos para resolver las contradicciones que derivan de una expansión sistemática y duradera de la productividad del trabajo provocada tanto por el cambio técnico duro – nuevo capital fijo y circulante- como por las sucesivas reorganizaciones de los procesos de producción y trabajo. Mucho antes de la crisis del patrón fordista en los países centrales, el capital extendió su esfera de preocupación desde la producción y circulación de mercancías a la esfera del propio consumo. En efecto, sostener una dinámica de producción creciente de mercancías obligaba generar una capacidad de absorción proporcional por el lado del gasto pero -y esto es lo que queremos relevar- no sólo como mera capacidad de compra sino como disposición a la compra, como disposición subjetiva al consumo. Esto no es trivial, pues si me doy a entender bien, no me refiero sólo a la expansión de la demanda - en parte garantizada por la regla fordista de aumentos reales del salario acordes con el aumento de la productividad- sino antes que eso, a la expansión de las necesidades como motor de la expansión de la demanda. Estoy hablando, por tanto, de la administración “racional” de las subjetividades con el fin de inducir un crecimiento incesante de las necesidades y naturalizar así el consumo compulsivo e irracional, el consumo basura y el despilfarro, fenómeno que más recientemente se ha llamado “consumismo”. Esta manipulación de las necesidades, cuando se transforma en industria, en industria de la producción de subjetividad para el consumo, inaugura otro momento del capitalismo. De hecho, usando una categoría de Agnes Heller para caracterizar el estatalismo de los ex países socialistas europeos, el capitalismo se ha vuelto una “dictadura de las necesidades”, solo que a diferencia de tales regímenes, dicha dictadura opera bajo la apariencia de la libertad, “la libertad de elegir”, dirían los esposos Friedman.


Dicho esto, surge entonces una interrogante crucial: ¿Cual es el verdadero carácter de esa escasez con la que se nos aterroriza cotidianamente? ¿Es ésta un límite malthusiano, es decir, un estado natural de desbalance entre población y recursos? ¿O por el contrario, se trata de un desbalance artificialmente originado y sostenido sobre la base del modo de vida vigente?

No podemos desbrozar todas las implicancias que tiene una pregunta de este tipo, pero hay un aspecto que interesa resaltar aquí. Pensemos al revés. ¿Qué pasaría si la sociedad organizada arrebatase al capital el poder que éste ejerce sobre las necesidades y las auto administrara –definiera, jerarquizara, etc.- en concordancia con el desarrollo de las facultades humanas y de acuerdo a criterios de sustentabilidad social y ecológicas? Sin duda que la escasez impuesta por el capital se volvería superflua. En efecto, esta escasez es resultado de la expansión incesante de las necesidades inducida por el capital y su imperativo de la acumulación. Es fácil darse cuenta que si el trabajo se hace cada vez más productivo con el apoyo de la ciencia y la técnica, es absurdo que la gente trabaje más y/o más intensivamente. ¿Por qué aumenta el tiempo de trabajo y su intensidad y no el tiempo de no trabajo, el tiempo libre, si es evidente que el trabajo se ha hecho mucho más productivo en una trayectoria de innovación y cambio técnico acelerados y de largo plazo de la que nunca antes se tuvo razón? En efecto: si las necesidades no se desbocaran como sucede bajo el régimen del capital, la jornada de trabajo podría haberse reducido en proporción al aumento de la productividad. Por cierto, factores demográficos -crecimiento poblacional, transición etaria- y la pobreza estructural de décadas, absorben el efecto de una productividad acrecentada pero no completamente como para justificar una intensificación del trabajo y la mantención de un estado de escasez que nos amenaza diariamente. No, no; la clave está en la tiranía del capital que no solo reina en las esferas de la producción y la circulación de mercancías, si no, como ya se ha dicho, también en la esfera del consumo ocupándose de la multiplicación de las necesidades con arreglo a sus fines, que no son, precisamente, los fines de una humanidad emancipada.


Llegado a este punto, podemos entonces relacionar las luchas sociales que toman forma en los movimientos sociales cuya estética evoca actores como los ciudadanos, consumidores, mujeres, jóvenes, etc., cuyos contenidos giran en torno a la democracia, los derechos individuales, el medio ambiente, los derechos reproductivos, etc., con la idea de la centralidad del trabajo.


En efecto, al caracterizar el capitalismo actual como “una dictadura de las necesidades”, caemos de bruces nuevamente en la dimensión de la producción y del trabajo, pues: ¿Qué si no significa emanciparse de tal dictadura? Simplemente reclamar soberanía respecto de las necesidades, es decir, de los fines de la producción y por tanto de la distribución de las capacidades productivas humanas, las capacidades colectivas de trabajo, del trabajo social. En simple: arrebatarle esas dimensiones de decisión al capital, significaría construir un orden social en que los propios productores – los trabajadores- fueran capaces de responder a las interrogantes económicas que nos enseñaron en la escuela cuando niños: qué, para quién y cómo producir. Claramente lo anterior significa cruzar el umbral de la libertad formal y entrar directamente al terreno de la libertad sustantiva; no se trata del citoyen que reclama derechos políticos civiles en la esfera de lo político, sino del sujeto colectivo radical, que quiere extender tales derechos a las profundidades de la vida misma, que politiza la existencia social al hacer del propio modo de vida un campo de batalla por el ejercicio de la soberanía.


Con todo no queremos decir que la problemática social y cultural que han reivindicado los movimientos sociales, sea reducible a la centralidad del trabajo. Ello no es posible y ni tiene sentido político plantearlo. Pero si decir que la izquierda tradicional y el sindicalismo clásico, impedidos de superar los límites de una visión fetichizada del trabajo y salario, no han podido establecer un diálogo estratégico con tales movimientos que permita potenciar sus luchas y unificar fuerzas en pos de una alternativa emancipadora. La izquierda y sindicalismo tradicionales han quedado atrapados en un imaginario que se resiste a ahondar en la complejidad del capitalismo actual. La primera, reduce las luchas de los ciudadanos a los límites de la democracia representativa sin siquiera recoger el legado teórico de una crítica radical al Estado, o peor aún, de las experiencias estatalistas de inspiración socialista que ella defendió; el segundo, limitando sus luchas a mejoras salariales y beneficios monetarios sin atreverse a criticar el contenido social del salario que, a fin de cuentas, es definido por el capital -alimento basura, vivienda basura (cuando la hay), ambiente basura, educación basura, salud basura, transporte basura, cultura basura, etc.- al manipular las necesidades y sus satisfactores. No estaría de más que nos preguntásemos si tiene sentido alguno seguir endosando nuestra soberanía a los profesionales de la política que, es archisabido, terminan subordinando los fines colectivos a sus intereses propios, o también, si lo que queremos es más salario y más ingreso para seguir consumiendo basura y horadando las bases naturales de nuestra propia vida.


Una fuerza más abierta puede entonces relacionar directamente gran parte de las reivindicaciones de los movimientos sociales y ciudadanos con las de los trabajadores; y no para subordinarlas o postergarlas para un incierto futuro posterior a la construcción de la nueva sociedad. No, no. Si, como hemos mostrado, se trata en el fondo de una misma reivindicación, lo correcto es contribuir a radicalizarlas, llevarlas al campo de la emancipación, al campo de la lucha por la libertad sustantiva que implica luchar por hacernos del control de nuestras necesidades y construir los arreglos sociales que permiten definirlas, jerarquizarlas y satisfacerlas de acuerdo a los fines de los propios productores, o lo que es lo mismo, distribuir y asignar el trabajo social y el tiempo libre, de acuerdo a los fines de los propios trabajadores. Y también a la inversa, aprovechar y potenciar las formas democráticas de acción de tales movimientos; prácticas y métodos organizativos que -en apariencia pre políticas- anuncian la política del futuro.


Así, la centralidad del trabajo, al partir del elemental hecho de la existencia de seres vivientes cuyo imperativo es su reproducción y por ello compelidos a producir las condiciones materiales y simbólicas de su existencia, lo que se releva es un acto eminentemente práctico: el trabajo; una praxis constitutiva que, por más que sus formas hayan cambiado en la época del capitalismo actual, sigue siendo un campo de batalla entre el modo de vida del capital y un modo de vida emancipado de su tutela.


 

Santiago, 14- 15 de agosto de 2011.

 

[*] Este artículo fue redactado sobre la base de una entrevista solicitada a inicios del mes de agosto por la revista “La chispa” (www.lachispa.cl), experiencia de trabajo auto gestionada y común de diversos colectivos estudiantiles de la Universidad de Chile. Se ha cambiado ligeramente la redacción de las preguntas y reordenado el orden original de los temas.


[*] Investigador de Plataforma Nexos, www.plataforma-nexos.cl. Se agradecen los comentarios de Roberto Merino de Actuel Marx/Intervenciones y Manuel Ossa, Sara Kries y Pedro Landsberger, investigadores de Plataforma Nexos.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    claudia drago (domingo, 28 agosto 2011 09:44)

    Excelente texto Rafael, permite una mirada mucho más compleja y completa de los fenómenos que están ocurriendo hoy en nuestro país y el mundo.

    Saludos y felicitaciones a los muchachos y muchachas de Auka.

    Un abrazo

    Claudia

"Todos viven esperando que las cosas les lleguen en las manos"

Centro de Estudiantes de Trabajo Social de la Universidad Santo Tomas.

Entrevista realizada Por AUKA: Ignacio Gomez

 

Es un tema recurrente que la juventud hoy por hoy, no esta “comprometida” con los temas que nos atingen ¿Como ustedes desde el centro de Estudiantes han tenido que afrontar la poca convocatoria, la pasividad de los Estudiantes, que desemboca en la NO participación?

 

LUKAS: Es bastante complicado ya que, en el escenario que estamos inmersos nosotros, los factores no nos juegan a favor desde la participación, esta es una universidad donde se coarta la participación, se limita y se controla. Por ej. Si tu quieres pegar un afiche, no lo puedes pegar en cualquier parte, ni tampoco sobre cualquier tema, este tiene que pasar por la DAE (Dirección De Asuntos Estudiantiles) para ver “Que Dice” también respecto de las imágenes, los colores, de ahí que puede “Legalizarse” y pegarlo en donde ellos mismos te dicen donde puedes pegarlo y por lo general, son murales que están en la universidad, total y completamente in visibilizados, entonces los espacios de promoción de los trabajos que quieres hacer como centro de estudiantes, los tiene que crear uno básicamente y lo que utilizamos generalmente son las redes sociales de Internet, Facebook, Msn, Mail, Blog. Aparte nos encontramos con factores de infraestructura, que no nos acompañan, acá (Ejercito 147) estamos todas las carreras de la universidad en un mismo edificio, estamos hacinados y si yo pego un afiche en mi escuela (Trabajo Social) que esta en el 6to piso, no lo ve nadie.


 

MUY POR EL CONTRARIO DE LO QUE PRETENDE LA CIA CON FACEBOOK Y TWITTER, QUE ES COARTARNOS E IMPEDIR LA SUBJETIVIDAD FRENTE A TEMAS DE ÍNDOLE POLÍTICO, A USTEDES LES HACE SENTIDO USAR ESTAS HERRAMIENTAS PARA CREAR ORGANIZACIÓN.....


LUKAS: Nos ha ayudado mucho, pero es complicado, porque unos sube alguna cosa en facebook y nadie puede validar el haberlo visto, pensando en que casi todos tienen facebook y también con que van a asistir a la convocatoria realizada.


TAMARA: También es una herramienta de doble filo, porque nosotros podemos tirar comentarios y plantear las ideas, pero también hay gente de la escuela “Los Sapos” y que hace un tiempo hubo un problema gigante con unos compañeros, porque el empezó a dar una opinión personal frente a una situación y después lo llamaron “Desde Arriba” y sin tapujos le dijeron “No Se Pueden Decir esas Cosas Porque Estas Manchando La Imagen De La Escuela” vale decir también que no es el primero, ni será el ultimo.

 


 
EN ESE SENTIDO LAS ESCUELAS DE TRABAJO SOCIAL, POR LO MENOS DE LAS UNIVERSIDADES PRIVADAS, SE HAN ALINEADO CON ESTE SISTEMA MERCANTIL, DE APERTURA DE FRONTERAS Y HAN FOCALIZADO EL QUEHACER PROFESIONAL HACIA LOS RECURSOS HUMANOS, SALVO HONROSAS EXCEPCIONES, QUE MANTIENEN UNA LÍNEA CONSECUENTE RESPECTO DE LO QUE PASA HOY EN EL “CHILE PROFUNDO” ¿COMO CREEN USTEDES QUE ESTE VUELCO LES AFECTA EN EL QUEHACER PROFESIONAL, SI DESDE LA UNIVERSIDAD YA ESTÁN COARTANDO Y DELIMITANDO EL CAMPO PROFESIONAL?


TAMARA: Yo creo que va netamente en nosotros, por una estructura vocacional, que hemos ido formando desde la educación básica y media, los mismos profesores hoy acá, van nos hacen clases y chao, pasan la materia por que hay que pasarla, y vamos haciendo prueba y a fin de semestre mi nota que dice (poco y nada) sobre lo que aprendí en el semestre, yo creo que los estudiantes que elegimos esta carrera, llegamos muy marcados por esa estructura y si la universidad, los profesores o ciertos profesores, no potencian eso, va a ser súper difícil después que en el campo laboral o en los mismos años que te quedan de universidad, puedas lograr ser un agente pro-activo de tu comunidad.


LUKAS:  aparte la población estudiantil que entra a esta universidad, es bastante singular, la universidad promociona y recontra promociona, que son la universidad con mas estudiantes con crédito aval del estado, como algo bueno, pero todos sabemos que no lo hacen con un buen sentido, ya que son Lucas que entran y es demasiado fácil entrar a esta universidad, el tipo de estudiante que llega hacha no es participativo, no es de los que tienen una personalidad participativa, ahora acá cuando llegan a la universidad en primer año, hay una promoción casi terrorista respecto de la forma en que se hace universidad o que es lo que significa ser universitario a los compañeros de primero, si bien se promociona en el discurso, en la practica no se lleva a cabo, ya que se cuestiona el dinero que están invirtiendo sus padres, al echarse un ramo, perder un año, faltar a clases, eso es incoherencia absoluta.

 

 

HAY INSTANCIAS COMO LA COMETSO (COORDINADORA METROPOLITANA DE TRABAJO SOCIAL) CREAN ESPACIOS DE CIERTA RESISTENCIA A LA NO PARTICIPACIÓN Y DECIR QUE SOMOS SUJETOS DE RELACIONES Y NOS TENEMOS QUE VINCULAR CON EL MEDIO ¿COMO ES LA INSTANCIA DE LA COMETSO? EN UNA SOCIEDAD COMO LA NUESTRA TOTALMENTE DISOCIADA ¿SE PUEDE LLEGAR A UN OBJETIVO COMÚN CON LA COMETSO?


LUKAS: La coordinadora nació, junto con el periodo que asumimos nosotros (agosto 2010) nació por las redes sociales y un contacto que tuvimos con el centro de estudiantes de la UTEM y empezamos a juntarnos y conversar sobre inquietudes sobre la propia profesión, sobre el colegio de “Asistentes” sociales que aun se llama así, que es una cosa paradójica y empezamos a plantear, que deberíamos coordinarnos como profesión, porque como disciplina, nos basamos en el vinculo en la relación, en el dialogo, en la construcción social, en la practica no se esta llevando a cabo, entonces ese deber social de la profesión, irresponsablemente no esta siendo cumplido y como estudiantes debíamos hacer algo, por eso nos empezamos a coordinar, por eso estamos aunando criterios respecto de lo que queremos, a como queremos llevar la coordinadora, y esta misma la llevamos al congreso de la carrera en Valparaíso, como ejemplo para crear una a nivel nacional, y eso es lo que se esta levantando, una resistencia a todo este sistema, nos ha acallado desde la dictadura.

 


SE HAN IDO CREANDO INSTANCIAS DONDE LA CARRERA PUEDE VERSE LAS CARAS, CON OTRAS REALIDADES, DURANTE EL 2010, ASISTIERON AL 3ER ENCUENTRO ARGENTINO Y LATINOAMERICANO DE TRABAJO SOCIAL EN CÓRDOBA, ARGENTINA. ¿COMO FUE ESA EXPERIENCIA PARA USTEDES, QUE COSAS SE PUEDE SACAR EN LIMPIO?


LUKAS: Es impactante el nivel de organización que tienen en Argentina, estudiamos lo mismo, leemos lo mismo, pero la capacidad cultural y critica, es totalmente distinta, sanamente envidiable (jajaja), hay ejemplos que son simbólicos, el centro de estudiantes de la universidad nacional de Córdoba, tiene un centro de copiado, tiene un centro de revistas, el mismo centro de estudiantes da becas, hoy acá en chile a lo mas la FECH esta repartiendo una que otra beca y fondos concursables, ya que es federación, creo que en chile nunca tendremos un centro de estudiantes en ese nivel, los contextos son totalmente diferentes, las oportunidades para estudiar en Argentina, son mucho mas altas que las que tenemos en Chile, aun Ali la capacidad organizativa que tienen ellos a nivel nacional como lo vimos, es muy superior y va asociada con la cultura Argentina en general, en donde el trabajador social es valorado.


TAMARA: Se creen el cuento, y en verdad eso es, lo toman como parte suyo el rol del trabajador social, a nosotros se nos cayo, durante una apoca de mierda, el rol del profesional y eso va pasando de generación en generación, un abismo gigante, uno se pone a reflexionar como centro de estudiantes y piensa que probablemente hay personas que no tienen idea, con lo que paso en dictadura, o no saben que cosas pasaron en Trabajo Social como tal, durante este periodo, uno que tiene el conocimiento sobre ciertas cosas, dice ¿como darle a entender a los chicos de ahora, la participación no es tan solo los 90´s o el 2000? que parte mucho antes y que tiene un rollo histórico potente en los 70´s y que se ha perdido esa consistencia profesional de la misma carrera.


LUKAS: Laspersonas que entran a estudiar trabajo social hoy en día, son el vivo ejemplo de personas que han hecho suyo el discurso neoliberal, Individualistas, preocupados de si y de conseguir materiales, se habla mucho de justicia social en la sala, se llenan la boca y saliendo de la sala, único que les preocupa es si tomo capuchino o capuchino vainilla, en Chile el discurso esta copado.



 
PODRÍAMOS DECIR QUE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL UNIVERSITARIA ES UN FIASCO EN ESTA UNIVERSIDAD, TOMANDO EN CUENTA QUE EN LA UST, HAY UN RAMO DEL MISMO NOMBRE.....


TAMARA: Pero por supuesto, por que te muestra una realidad que no es, te están tratando de meter una idea que en si, se puede llegar a aplicar, pero acá no es la mas optima ni la mas desarrollada, para poder ejecutar, porque son ciertos parámetros que te tratan de “Meter” en la cabeza, como para que tu pienses que estas capacitado.


LUKAS: Acá se juega mucho con el discurso, si tu ves dentro de la misión y visión de la universidad, dentro del discurso se menciona el compromiso con los estudiantes pero no se lleva a cabo, te habla el rector de que es muy importante la participación universitaria, que los estudiantes deben participar, pero que bajo ¿que reglas? Eso no te lo dicen, como si ellos no fueran los culpables de que acá se coarté la participación, se lavan las manos.


 

SACAMOS EN LIMPIO QUE VIVIMOS TIEMPOS DIFÍCILES COMO JUVENTUD Y LO VEMOS REFLEJADO EN LAS ACTIVIDADES UNIVERSITARIAS, PODEMOS DECIR QUE LOS JÓVENES ESTÁN SIENDO MÁS RECEPTORES QUE CREADORES ¿COMO VEN ESTO USTEDES? COMO ESTUDIANTES Y COMO CENTRO DE ESTUDIANTES, EN UN CONTEXTO DE UNA UNIVERSIDAD COMO LA SANTO TOMAS.


LUKAS:  Es complicado, porque todos viven esperando a que las cosas les lleguen en las manos y se espera lo mismo del centro de estudiantes, que sea una personalidad paternalista, nosotros no tenemos esa visión, estamos creando asamblea, creamos proyectos y espacios, con la intención de que los estudiantes lo ocupen con plena libertad y apliquen ahí sus ideas con toda la convicción posible, también que se desarrollen ahí, porque estamos convencidos de que el trabajador social, no se hace en la sala de clases, el gran desarrollo académico no esta ahí, sino que fuera de la sala de clases, lo tenemos en la aplicación de toda la teoría, en la construcción critica, en el debate, pero acá no se usa, nosotros levantamos una asamblea, obviamente todo para beneficio de nosotros como estudiantes, llegan 15 personas de 300, cuando podrían llegar todos, porque la coordinamos de tal forma para eso.


 

EN ESE SENTIDO LOS CABROS ESTÁN MAS PREOCUPADOS DE IR A TOMARSE UN COPETE....


LUKAS: o de simplemente no hacer nada, porque venir a una asamblea, es venir a trabajar, a pensar, entonces prefieren estar sentados en el patio haciendo nada, fumándose un cigarro, que luchar por algo que es justo, pero hay que trabajar.

 

 

VISITAMOS NORMALMENTE EL FACEBOOK DEL CENTRO DE ESTUDIANTES Y SIEMPRE SE VEN POSTEOS QUE DICEN “DÍGANNOS LAS ACCIONES A TOMAR” PERO NADIE DICE “EN QUE PUEDO APORTAR PARA TRABAJAR” Y EN ESE SENTIDO ES VALORABLE DESTACAR EL PROYECTO DE INTERVENCIÓN EN LA POBLACIÓN SANTO TOMAS, QUE LO HIZO UNA PROFESORA Y EN DONDE LOS MISMOS ESTUDIANTES HICIERON SUYO EL PROYECTO, COMO SE GESTA ESTE, COMO LO LLEVARON A CABO Y COMO MUERE.


LUKAS: El Proyecto básicamente fue casi autónomo, no hubo gran apoyo de la escuela ni menos de la universidad, sobre el proyecto, mas que el nombre, porque les conviene hacer estas actividades “Benéficas” entonces la universidad desde fuera se ve que son buenos samaritanos, pero esa fue una muy buena instancia, creo que ese fue uno de los proyectos mejor logrados, fracaso en ultima instancia, pero lo que se llego a lograr, en donde se logro comprometer el espacio académico con el espacio geográfico de este proyecto, en una vinculación total, entonces los estudiantes en horas de clases iban a la población santo tomas, a trabajar y a levantar las juntas de vecinos, entonces eso es lo que buscamos hoy día, vincular los proyectos, las actividades fuera del horario de clases, con los estudiantes y con las clases y materia, poder asociarlas y poder visualizar el fruto que conseguimos.


 

CLARO UNA COSA ES LA QUE DICEN LOS LIBROS SOBRE INTERVENCIÓN SOCIAL Y OTRA ES LA INTERVENCIÓN MISMA Y SIEMPRE CUANDO SE HABLA DE TRABAJO SOCIAL, SE HOMOLOGA DE INMEDIATO A LA UNIVERSIDAD CATÓLICA Y LAS HERMANAS MATTE, LO QUE PUEDE GENERAR UNA MERMA ACADÉMICA, PERO QUE QUEDA SOLO EN LAS IDEAS ¿COMO LA AFRONTAR USTEDES COMO FUTUROS PROFESIONALES? YA QUE LOS ESTUDIANTES DE LA PUC, NO SON LOS MISMOS DE HACE UNOS AÑOS ATRÁS, SON CABROS QUE VIENEN DESDE OTRA VISIÓN DE SOCIEDAD Y VIENEN CARGADOS CON LA VISIÓN PATERNALISTA...


LUKAS: Asistencialistas, Prestacionistas, Positivistas, un montón de istas, si uno entra a las salas de clases y les pregunta a los cabros de primero ¿porque entraron a estudiar trabajo social? Porque quieren ayudar a las personas, esa es la mejor respuesta que se puede encontrar...


TAMARA:  Hay otros que te dicen que no les alcanza para otra cosa y tenían que estudiar.


LUKAS: Y es también por una cosa cultural, hoy se cree que ayudar a las personas en la sociedad es que venga el gobierno y les entregue un montón de beneficios, es paternalista, no se construye, no es critico, ahora nadie viene y dice que tiene la convicción de que las cosas se pueden cambiar.


 

COMO PUEDEN VER EL CHOQUE QUE HAY EN EL QUEHACER PROFESIONAL, EN DONDE SE VE AL TRABAJADOR SOCIAL, COMO ASISTENTE NO COMO UN FACTOR DE CAMBIO Y EN DONDE SE CONTRAPONE LO ACADÉMICO CON LO REAL, EN DONDE EN LA POBLACIÓN TODOS QUIEREN QUE LAS COSAS LLEGUEN RÁPIDO.


LUKAS:  Somos otra especia de educadores, somos educadores criticas en la sociedad y problematizamos, en base a eso educamos, eso es como yo veo al trabajador social hoy en día en el mundo menos en chile, hoy proyectos como PRONIÑO, de telefónica, claro son supe compatibles con el mercantilismo, porque si yo quiero hacer una actividad de beneficencia y quiero darles comida a una población, voy a la empresa LUCHETTI, y esta por poner su nombre, te da un montan de material para ayudar, pero si yo quiero ir a una población a hacer actividades de educación popular ¿que pongo ahí? No voy a poner a canal 13 para crear una televisión crítica y social, no les conviene ¿como la hacis? Ya de partida no son compatibles, pero hoy no se valora la educación de las personas, se valora el éxito, pero este no trae frutos, es individualista y es un sarcasmo despedirse de alguien hoy en día y decirle “Éxito”.

 

(Extensión Auka)

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Aysén contra Chile

Santiago 12 de Mayo 2011


Señor Director:


El ecologismo se ha transformado en una demagogia que -como cualquier otra- deforma las acciones humanas y las lleva a perjudicar a la sociedad. La sensiblería y la paranoia conducen a actitudes desmesuradas. Es lo que ha ocurrido frente al proyecto HidroAysén.


El impacto ambiental es reducido, modificará el paisaje en cortos espacios, alterará el curso de las aguas donde prácticamente vive escasa cantidad de personas, y no perjudica a otras actividades económicas. Pero es claro que alterará los afanes de quienes practican el "rafting" y la pesca deportiva. También a los que suspiran ante un paisaje romántico.


Pero en sentido contrario, se frustraría a miles de personas que esperan asegurarse un trabajo y eliminaría una fuente importante de recursos regionales. Es preferible gritar y lanzar piedras, dar salidas a todos los resentimientos e inflar a la oposición por la oposición, alimentada por los conocidos de siempre.


El mayor perjuicio, sin embargo, lo recibe el país entero, sus millones de habitantes que en corto plazo deberían enfrentar la escasez de electricidad y el aumento en su precio. Sabemos que la generación hidroeléctrica es la más sana y económica y que las otras formas son caras, de menor eficacia y altamente contaminantes.


En verdad, no hay lugar donde no se desate la paranoia ecologista, resultando imposible establecer generadoras a petróleo o carbón, porque aun en el páramo más triste se desata la furia irracional. Nada que decir de la generación eólica, que es más bien una ilusión etérea de resultados insignificantes. Ni qué hablar de la perspectiva atómica.


Los impugnadores que se desatan en Aysén perjudican a Chile entero, lanzan consignas irracionales y aluden en forma irritante al centralismo. No obstante, desconocen todo lo que el país hace por ellos, que situados en una región de pobres recursos, tienen que vivir del gasto y de la inversión provenientes del centro del país. La región central y la inmediata al sur, a través de la industria y la agricultura, proporcionan una riqueza que se derrama al resto de la nación.

 

Las provincias del norte son las que mayor aporte realizan con su notable minería del cobre, del hierro y del salitre, correspondiendo al Estado redistribuir la riqueza en todo el país gracias a un "centralismo" benefactor de carácter general. En caso contrario, el progreso estaría reducido al norte y al centro.


Los ayseninos deberían meditar con mayor altura y favorecer, a manera de retribución, la producción de electricidad para todos los chilenos. No deberían escuchar a los terroristas de la ecología que van desde senadores y diputados a muchachos lanzapiedras.


Una política adecuada debe considerar a Chile de manera global.



SERGIO VILLALOBOS RIVERA


Premio Nacional de Historia 1992

Departamento de ciencias históricas de la Universidad de Chile

 

Fuente: http://www.emol.com/

Escribir comentario

Comentarios: 0

“No Somos Iluminados Ni Somos Los Que Vamos a Cambiar La Cosa”

Entrevista Movimiento Sur, Realizada Por Auka En Cordoba Argentina

Movimiento Nacional Sur - Argentina
Movimiento Nacional Sur - Argentina

Entrevista Que Se Enmarca En El Contexto Del 3er Encuentro Argentino y Latinoamericano De Trabajo Social, Cordoba/Argentina.

Nosotros somos un movimiento universitario estudiantil, atravesados por la política sobre todo, porque nosotros creemos que la política es la mejor herramienta para realizar cambios profundos, vemos como la única y la mas necesaria, la mejor para hacer cambios, desde la política es en donde se intento cambiar la realidad, y es en donde los movimientos encontraron sus herramientas para poder transformarla, por eso rescatamos mucho lo que fue la generación del 70, en ese ámbito nosotros creemos que fue la mejor generación, que busco cambios profundos, en lo que fue todo Latinoamérica, creemos mucho en las raíces latinoamericanas, en el intercambio cultural, en la diversidad sexual, diversidad respecto de los pueblos originarios, nosotros queremos una construcción colectiva, creemos en ella, siempre apuntamos a la participación, por que es a través de la participación y de la organización, en donde se pueden cambiar las estructuras, que son las que están manejando hoy en día, todos los aspectos de la sociedad, tanto culturales, políticos, económicos, entonces nosotros creemos que la mejor forma de combatir eso es mediante la participación y la organización, nosotros ahora estamos en la universidad, y nuestro rol en la universidad, es crear una universidad publica, gratuita, una universidad que pueda mantener el egreso y la permanencia, el ingreso de todos los estudiantes y no solo de las clases medias-altas, sino de todos, que se igualen las condiciones para que todos podamos permanecer en la universidad y siempre apuntando a eso a los espacios de participación, nosotros vemos un vinculo constante con las clases populares y nosotros buscamos eso; Interactuar, porque el cambio viene desde las clases populares y siempre estamos atendiendo a eso, a instalar redes sociales, por eso es que hacemos mucha actividad barrial, en construcción permanente con la gente del barrio, no somos iluminados ni somos los que vamos a cambiar la cosa, sino que nosotros tratamos de organizarnos con la gente, participar y fortalecer esos espacios de construcción comunitaria que ya existen y en el proceso latinoamericano que es un proceso bárbaro, se están viendo gobiernos de a poco progresistas que están apuntando a otra cosa, con mucho errores y con muchas dificultades, pero eso se va mejorando sobre la marcha, pero creo que se esta dando un paso importante en todo lo que es Latinoamérica, en la gente en las discusiones de esta, sobre todo procesos como el de Venezuela, Bolivia, Paraguay, que son procesos barbaros, que están apuntando a crear un espacio contra-hegemónico a lo que son los sectores dominantes de la economía, que han impuesto sus recetas, desde el FMI, desde los grandes organismos multinacionales, que siempre han buscado que nosotros nos parezcamos a occidente, adoptemos sus recetas, cuando en realidad nosotros solo somos para ellos, los que les vendemos las materias primas y fuerza de trabajo, fabricando ellos los productos manufacturados obteniendo las ganancias por ello. Nosotros estamos tratando de cambiar esa relación, que sea una relación mas justa y equitativa a través de la organización popular por sobre todo, apuntamos a que las diferencias entre las clases sociales son las mínimas, que prácticamente no existan, tratamos que para todos se garanticen las mismas condiciones, que todos tengamos derecho a estudiar, que todos tengamos derecho a la salud, al trabajo, a una vivienda digna, se mantengan las condiciones para todos y a eso es lo que apuntamos.

 

Asi partimos una fraternal conversación con Damián, miembro activo de el movimiento universitario SUR, quien gentilmente en nuestra estadía en Córdoba Argentina, nos concede esta entrevista que veremos a continuación.

 

 

En ese sentido sabemos que el FMI no es una organización de caridad ni mucho menos, facilitando dinero, ni el BM tampoco, detrás de sus prestamos internacionales, existen una seguidilla de cosas, directrices respecto de lo que se debe hacer en educación, de lo que se tiene que hacer en ámbitos universitarios, en lo que son en Chile, las escuelas industriales y polivalentes, en sectores populares, a ser obreros calificados, hablábamos de defender la Educación Publica. ¿Por qué Adquiere Tanta Importancia En Este Tiempo, En Donde El FMI y el BM Proponen Las Directrices Respecto de los Sectores Populares?

 

D: Mira si estos sectores económicos, obviamente mantienen esclavos a los países, porque ellos te prestan cierta cantidad de dinero, te crean una deuda, a cambio de intereses usureros, porque mayormente lo que pagamos son los intereses y no la deuda en si, intereses que ha medida que pasa el tiempo se van agrandando, ellos a la vez nos imponen recetas económicas de ajuste, obviamente para seguir manteniéndonos esclavos de ellos, entonces ellos nos siguen otorgando prestamos para pagar eso intereses que no pudimos pagar, y asi nos van manteniendo en una red de donde no podemos salir los países. Entonces el sistema se basa en eso, si no existieran países subdesarrollados, que cumplen esa función dentro del sistema mundial, el sistema se caería a pedazos, somos absolutamente necesarios.

 

En Chile ya casi no queda educación publica, nominalmente hablando, la U. de Chile, la U. Católica y todo lo que son las universidades del consejo de rectores en Chile, se ha privatizado ya casi todo y el gobierno que viene entrante tiene claras alusiones de privatizar lo que sea….

 

D: Nosotros venimos de un proceso que fue en la década de los 90 muy parecido al chileno ahora que era de privatización constante, se privatizo todo lo que fue la industria nacional, obviamente apareció muy fuerte la flexibilidad laboral, todo fue terrible, fue la instauración del modelo económico neoliberal, que acabo no solo con la industria nacional, sino con las redes culturales también, nos impusieron una cultura de los países primermundistas, nos inculcaron valores como la competitividad, como el individualismo, en contraposición a la participación al comprometerse, al cooperar con el otro, todo eso se acabo, fue una derrota terrible, después por suerte exploto todo en el 2001, que fue una fecha muy conocida aca en la Argentina, donde se rompió, se quebró ese modelo neoliberal, mayormente impulsado desde los sectores populares, con lo que fue la organización en lo movimiento sociales, los movimientos sociales en el 2001 cumplieron una función muy importante, en lo que fue la organización y la lucha para contrarrestar estas políticas neoliberales, acá la gente se estaba muriendo de hambre, fue muy terrible y exploto todo por suerte, fue una insurrección popular, en donde clases bajas y clases medias nos levantamos, nos dejaron 30 muertos, pero por suerte esas luchas dieron sus frutos, rompimos en muchas cosas con el neoliberalismo, se empezaron a instaurar otras formas de pensar, se empezó a discutir política de vuelta, cuando la política estaba vista como mala palabra y eso obviamente era beneficioso para los que están arriba en el poder porque, le seguís dando lugar a ellos, si no hay nadie que discuta política que participen en política, la política solo queda para ellos, entonces luego de eso se empezaron otras discusiones, y muchas se tradujeron a la universidad, en la universidad se empezó a discutir política, en que es la universidad gratuita, en que significa la universidad publica, la universidad publica no significa que no te cobre un arancel solamente, sino que esto en que se den las condiciones para que todos podamos permanecer en la universidad, las clases populares puedan ingresar y permanecer, ya se mediante becas y otras cosas, que todos tengamos garantizado el acceso, la permanencia y el egreso, eso es importantísimo.

 

Escuchábamos en la mañana en una ponencia a Lukas Rubinich (Director Sociología Universidad de Buenos Aires) y junto con la Universidad Publica y todo lo que conlleva una discusión como esta, Viene de la mano el Pensamiento Critico, el pensamiento problematizador, ¿Por qué Creen Ustedes Que es Tan Importante Dentro de la Universidad, Siendo La Universidad Publica Con Las Características Que Le Hemos Dado, El Pensamiento Critico En Los Estudiantes?

 

D: Yo creo que el movimiento estudiantil, o el estudiante es el actor mas importante en la universidad, y el movimiento estudiantil organizado es el que puede realizar los cambios dentro de la universidad, muchas veces acompañados por profesores u otros actores, pero el movimiento estudiantil es el sector mas dinámico, sobre todo por algo innato que tiene la juventud que es la Rebeldía, entonces la juventud aprovechando la rebeldía, organizándose participando puede cuestionar bases, cosas naturalizadas, instituidas que muchas veces se toman como normal, el estudiante por suerte acá en Argentina, esta teniendo un proceso de participación y de cuestionamiento constante, en los 90´s estuvo bastante frenado, con lo que fueron los ideales neoliberales y todo eso, por que la universidad era mas cerrada que ahora imagínate, por suerte ahora se esta dando esa discusión, esta muy bueno eso de que el estudiante tenga una actitud mas critica y se esta teniendo una actitud critica, sobre todo el estudiante se esta exigiendo varios puntos de vista no solo uno, cuestionamiento de paradigmas dados, paradigmas diferentes o construyendo paradigmas, eso es muy importante, entonces se esta viendo eso, se esta buscando eso también, y nosotros las organizaciones estudiantiles muchas veces con ideologías diferentes, con intereses diferentes, buscamos ese cuestionamiento y esa discusión a lo menos, y esa discusión se esta dando, después obviamente cada agrupación su propios intereses políticos, por suerte tienen intereses políticos, porque si tienen intereses políticos, es porque están haciendo política y se esta discutiendo política y cuando se discute, es cuando se producen los cambios, cuando se discute se organiza, se participa, es cuando se producen cambios profundos y se expande a la sociedad, acá en argentina en la década del 70, el movimiento estudiantil organizado era grandísimo, teníamos miles y miles de militantes organizados, participando en centros de estudiantes, organizaciones de base, partidos políticos y ahí fue el momento donde mas se cuestiono el sistema hegemónico dominante.

 

A nuestras manos en Chile llego hace un tiempo una película llamada “La Noche De Los Lápices” que por lo que me dices ahora, pareciese ser bastante representativa de lo que ocurre hoy….

 

D: Es bastante representativa respecto de la lucha que llevamos hoy también, demuestra la unión de los jóvenes, igual no se le dio mucha bolilla porque hoy todavía seguimos peleando por el boleto estudiantil, en buenos aires no existe el boleto estudiantil para el universitario, para conformarnos se les dio el boleto al primario, al secundario….¿No se si conoces la lucha de la noche de los lápices?....Fue una lucha que llevaron los jóvenes estudiantes secundarios, en ese momento la mayoría militaba en Montoneros, agrupaciones peronistas de izquierda, esta agrupación era de estudiantes secundarios por sobre todo, que llevaron a cabo una lucha, para que fuese un boleto estudiantil gratuito para todos los estudiantes universitarios y secundarios, obviamente esta protesta fue reprimida brutalmente, se desaparecieron la mayoría de los dirigentes y referentes del movimiento estudiantil organizado de esa época, fue durísimo, eran estudiantes secundarios se torturaron….

 

 

 

En Chile no hay ejemplos muy lejanos, Rodrigo Rojas De Negri y Carmen Quintana, Jóvenes que en dictadura fueron quemados a lo bonzo, Rodrigo Murió y Carmen Sobrevivió…..y hablando de los jóvenes y el congreso latinoamericano de trabajo social ¿Cuál Es la Importancia de estas Instancias Que Se dan En estos Congresos, De Volver a Juntarnos?

 

D: Nosotros vemos en estas circunstancias de juntarse, de compartir por sobre todo, es eso intercambiar valores de cooperación, participación y sobre todo de discusión, de discusión de distintos puntos de vista, para construir conocimientos nuevos o puntos de vista nuevos y es mediante la discusión en que se rompe con esas estructuras que a cada uno le imponen, se produce un quiebre porque al escuchar otro punto de vista, te produce un click, y dices ¡uH! Se ve que en esto no tenia tanta razón, pero eso se da escuchando el punto de vista del otro, y eso se da digamos en la participación en la organización y esto es muy importante para el cuestionamiento, para conocer otros puntos de vista, para el compartir y el resaltar otro tipo de valores que no son los impulsados comúnmente, si nos dicen que tenemos todo el tiempo que competir que ser individualistas, al momento de juntarnos con otros rompemos con esos valores, empezamos a compartir y además empezamos a conocer espacios organizados en los que además podes participar, eso es buenísimo porque mediante la participación y la cooperación, es en donde podemos cuestionar pensando ideas, entonces lo que se busca es eso digamos y por eso es tan importante la actitud critica y reflexiva.

 

 

Volviendo un poco a lo que se planteaba en las cátedras del congreso, de volver a juntarse, de hacer congresos, la importancia de la creación de redes, por ejemplo; para el SUR, ¿Cuál es la Importancia Que Ustedes Le Dan a la Creación De Redes?

 

 

D: La importancia de esto de entrelazar redes con otras provincias con otros países, nosotros lo que aprendemos en cada una de las instancias en donde interactuamos con gente de otros lugares, es impresionante y lo tratamos de llevar a la practica, nosotros siempre hacemos encuentros latinoamericanos de jóvenes por Latinoamérica, en done nos juntamos con gente de otros países, de Venezuela, Bolivia, Paraguay, interactuamos muchísimo tal vez no tan académicamente porque no vemos como ahora Trabajo Social, sino discutimos política y aprendemos muchísimo cuando interactuamos, siempre hay algo que aprender y algo que aportar, sobre todo porque tenemos ideas muy parecidas, nos hemos dado cuenta que las cosas no son muy diferentes en los movimientos organizados de Latinoamérica, así que es eso, esta buenísimo porque rompemos la frontera, como decía San Martin, Como Decía Bolívar, hablar de la patria grande una patria sin frontera, Multicultural, diversa y eso es lo que tratamos de hacer siempre, las fronteras existen porque el sistema nos las impuso, quieren que nos empecemos a ver como enemigos y no como países hermanos, aprendemos siempre muchísimo, sobre todo distintas formas de cuestionar la realidad, de distintos procesos que se dan en distintos países, y es en lo contra hegemónico es algo que nos une a todos, porque todos estamos dentro de este sistema, con particularidades porque todos los países no son iguales, pero partiendo de una misma base, en donde podemos compartir y nos entendemos a la hora de hablar, porque muchos de los problemas son muy parecidos, siempre estamos acostumbrados a ser el patrio trasero de los estados unidos.

 

Hablábamos del concepto de patria grande, de la Latinoamérica Unida. La cultura hegemónica se ha puesto casi entre ceja y ceja, la homogeneización de las personas numéricamente hablando, en donde yo te veo a ti como un numero, tu para mi eres tanta plusvalía…..

 

D: Ese es un fenómeno neoliberal que se llama la “Cosificación” el ver al otro como una cosa, no como un sujeto que piensa, un sujeto con derecho un ser humano, sino como una cosa que cumple una función, como un engranaje dentro del sistema, una partecita que cumple una función especifica, como una adaptación a la maquina, que vos sos una parte mas de la maquina, y eso se ve muchísimo. En el sistema que vivimos hoy en día, se necesita eso, la cosificación y que el ser humano cumpla la función de la extensión de una maquina, obviamente al ser una cosa, no tienes derecho, no tienes forma de pensar autónoma ni luchas por tus derechos, te tenes que adaptar a lo que te dicen, eso es ver al sujeto social como una cosa, entonces nosotros en nuestras actividades lo que buscamos es eso, que las personas se vean como sujetos sociales, con derechos con obligaciones, donde todos tengamos las mismas condiciones, nosotros somos así, no vemos a los sujetos como cosas, los vemos sujetos que discuten, que piensan, que reflexionan, que tienen ideas diferentes, el sistema hegemónico que tenemos el liberalismo quiere eso que nosotros seamos cosas, porque las cosas vos las podes juntar manejar como quieras, entonces mediante la tecnificación en las industrias, el ser humano ya deja de ser productor, sino que termina siendo una extensión de la maquina, cuando en realidad la persona es la que le da valor a los productos, la persona es el único que le da valor a las cosas, porque la maquina sin la persona no funciona, entonces lo que nos quieren hacer ver ellos, es que nosotros tenemos la misma función que la maquina, que lo importante no somos nosotros sino que son ellos, y ellos te dicen claro, que tienes libertad para vender tu fuerza de trabajo como las bases del liberalismo francés, o vendes tu fuerza de trabajo o te moris.

 

Las organizaciones sociales en Argentina respecto de las de Chile, tienen esa capacidad de decir NO, un ejemplo es la crisis del 2001, tuvo la capacidad de sacar a la gente a la calle, de verse las caras y de decir que no, independiente de los compañeros muertos, esa capacidad de decir no esto no me gusta me paro y protesto hasta el final, cosa que en Chile no se produce, y si actuásemos igual, probablemente nos verían como terroristas…..

 

D: Acá eso se entiende en términos históricos, nosotros en la década del 60 y 70, hubo un proceso de radicalización de los sectores populares, cada vez llegaron a ser mas combativos, tuvimos un movimiento que fue el movimiento peronista, que es conocido mundialmente, es un movimiento bastante amplio, tiene sectores de derecha como de izquierda, pero fue un movimiento que creo conciencia en el colectivo de los trabajadores, en donde la corriente de izquierda del peronismo creo la discusión y fue muy fuerte, cada vez se empezó a radicalizar mas la sociedad, la población, las clases populares y empezaron a pedir mas, pero el peronismo tuvo sus limites nosotros queríamos ir hacia el socialismo, entonces las clases populares las clases trabajadoras sobre todo los sindicatos todos se empezaron a radicalizar y acá en córdoba surgieron lo que fueron los sindicatos combativos, el sindicato clasista, los que querían ir directamente hacia el socialismo, mediante la organización gremial y de lucha, en vinculo constante con los estudiantes, aca el movimiento estudiantil y el trabajador iban de la mano, cuando salian a la calle los estudiantes salían los trabajadores y viceversa, ahí se dio un proceso fabuloso, luego la dictadura acabo con todo eso y todavía sigue en el aire ese vestigio, acá hay un gremio que se llama Luz y Fuerza, esta caracterizado por la combatividad y el clasismo, cuando sale luz y fuerza a la calle acá es impresionante, salen los estudiantes, salimos todos y siempre tiene esa combatividad, por ejemplo acá PEC, que es el gremio de luz y fuerza, fue una de las poquitas empresas publicas que no se privatizo en los 90, pero eso fue fruto de la lucha de los gremios que fue durísimo, una lucha de tomar fabricas, tirar piedras, baldes de goma hasta con plomo y todavía sigue vigente lo de los gremios combativos y clasista, la organización popular, la lucha obrera y trabajadora, tuvo bastante organizada en los 70´s, si se hubiesen dado ciertas instancias, si hubiese habido un poco mas de organización en los sectores populares, podríamos haber instaurado un socialismo en Argentina, tuvimos nuestra deficiencia en esa época, lo que le permitió a los sectores concentrados de derecha, mediante dictadura brutal cruel con 30.000 muertos en Argentina, acabar con muchas de esas ideas y acabar con esa generación entera, acabaron con toda la generación de estudiantes, acá por ejemplo las agrupaciones peronistas de izquierda, Montoneros movían alrededor de 500.000 o 1.000.000 de personas en plaza de mayo, ahí te das cuenta lo fuerte que era la izquierda acá en Argentina, y en Latinoamérica en general no olvidemos que en Chile asumió Salvador Allende, el primer presidente socialista en Latinoamérica fantástico y esos procesos en todos países latinoamericanos.

 

En la década de los 60´s y 70´s tuvimos cosas flacas, las cuales la derecha se aprovecho en todo Latinoamérica…..

 

D: A diferencia de los sectores populares, la derecha lo único que los une, es el interés económico, cuando el interés económico es el mismo la derecha esta siempre unida, en cambio los sectores populares tenemos ideología diferente, formas de discutir diferentes y buscamos la diversidad, no buscamos que seamos todos iguales, no en el sentido de las condiciones, porque buscamos que las condiciones para todos sean iguales, sino que como personas como sujetos sociales, con distintos pensamientos y distintas visiones de la realidad, acá por ejemplo hay una frase de Lenin, que dice Unidad y Lucha, unidad porque hay que mantenerse unido en un movimiento en lo que son los sectores populares y después si adentro va a haber interna va a haber disputa, para ver cual es el sector en donde vamos a poder ver mejor las ideas y eso si siempre vamos a dar la lucha, yo lo veo muchas veces, del punto de vista del materialismo dialectico histórico que nos propone Marx, obviamente siempre va a haber conflicto, siempre va a haber disputa, la dialéctica te dice eso, entonces por suerte siempre va a haber discusión y siempre va a haber disputa, cuando eso pasa es bueno porque se esta discutiendo, debatiendo puntos de vista, lo que si muchas veces el error de los sectores populares, de no mantenernos unidos y muchas veces como decimos acá preferible cuidar el gallinero propio, en vez de ver un objetivo mucho mas grande mas amplio por mucho que tengamos algunos puntos de vista diferentes.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

“Una Pregunta Normalmente No Trae Como Efecto Consiguiente La Respuesta, Sino Que Muchas Veces Trae Una Nueva Pregunta”



La presente Entrevista Fue realizada El día 03 de mayo de 2009 a las 19:30 hrs en la casa del Profesor Luís Bustos Titus. Por Nuestro equipo de corresponsales Mamapilsen y Sebaburro para AUKA Observatorio Histórico Social.


Agradecemos la calidez y fraternidad del profesor y familia durante la entrevista para AUKA.



Esperamos que disfruten y comenten.

 


 

Luís Bustos Titus

 

 

– Miembro activo del colectivo Paulo Freire. Universidad Arcis, Universidad de los Lagos, Instituto Carlos Casanueva, Universidad de Valparaíso y la Universidad del Mar, han sabido del trabajo de este educador popular por esencia, en planos de Metodología, Investigación Acción Participativa, Diseño de Materiales Educativos, Gestión en Educación Social. Pero aun así nada ha impedido el trabajo en el ámbito de la educación popular con; colectivos. Redes sociales y Talleres Populares de Autoformación Social.

________________________________________________________


 

Acercandonos un poco al ámbito que a nosotros nos provoca incertidumbre, que son los jóvenes y la política, ¿cómo nota usted esta “NO-PARTICIPACION” de los jóvenes (que se traduce en no tomar en cuenta) en la política oficial, mediante los registros electorales?

 

– Me parece buena la mención a las comillas. Mencionaba que esta semana comenzamos con una actividad con los jóvenes del case, que se va a prolongar durante todo el mes de mayo, y eso corresponde a una de las tantas actividades, que este grupo tiene y nosotros como colectivo Paulo freire les vamos a ayudar en estas actividades de formación en el campo de la educación popular, tuvieron la confianza de invitarnos a nosotros para hacer estas actividades de formación, y hacen además un conjunto de otras actividades. La mayoría de ellos no esta inscrito en los registros electorales, pero están haciendo cosas concretas. En enero estuve invitado por unos chiquillos de un movimiento de Hip Hop, no son de la red (de hip hop activista), fueron parte de la red, pero ahora son un movimiento, para ayudarles a las sugerencias, propuestas, de cómo se imaginaban ellos un diseño de capacitación en educación popular, que ellos mismos van a hacer como una experiencia de auto educación y que comienzan dentro de las próximas semanas, y se encuentran ahí con sus letras con sus textos, una cosa sumamente interesante, muy comprometidos y muy involucrados en eso, jóvenes entre 14 y 20, 30 años, y los que están  en la edad de 18 a 20, prácticamente ninguno esta inscrito. En el verano estuvimos acompañando la experiencia de jóvenes que mantienen el espíritu de los que fueron en los años 80`s y ahora las nuevas generaciones, las colonias urbanas, ahí trabajando fuertemente en la zona de Vespucio con Recoleta, muy comprometidos ahí estuve un sábado completo trabajando con ellos, 40 chiquillos eran aproximadamente sino mas, y muy activos y muy comprometidos en lo que están haciendo.

 

– Lo interesante de todo esto es que a la hora de aparecer en los medios de comunicación, estos jóvenes claramente aparecerían en el rotulo de “No – Participación”  porque no están en el escenario electoral, pero sin embargo están en el Hip Hop, están en la auto educación, están en este caso de lo que mencione recién de las colonias urbanas trabajando con otros chiquillos, convocan a 200 o 300 chiquillos, realmente impresionante. El sábado 18 de abril estuvimos en la casa de la mujer de Huamachuco con otro grupo de jóvenes que se auto-convocaban para una experiencia de educación popular, pidieron la casa de la mujer de Huamachuco (en la Huamachuco 2) se las prestaron, y una experiencia súper interesante, y también con la lógica del territorio, de una acción mas directa, que no tiene nada que ver con lo que les ofrece el sistema oficial a nivel del juego electoral. Entonces que pienso, pienso que esa frase de hace ya una década del “Chino Ríos” del “No Estar Ni Ahí” es una frase que ahí que tener ojo de cómo se dice y como se interpreta, yo modestamente siempre la interprete, esa frase cuando se la sacaban al “Chino Ríos” y la ponían para explicar el fenómeno de la “No Participación de los Jóvenes”, como un gran mensaje de los jóvenes de “No Estamos ni Ahí” con lo que ustedes adultos nos quieren hacer creer que es lo que nos conviene, “No Estamos ni Ahí” con lo que ustedes están realizando con sus juegos de corto plazo, sus juegos de poder, sus contradicciones, sus incoherencias, sus incongruencias, que dicen una cosa hacen otra, y sin caer en un plano de idealización de mundo de los jóvenes actuales, sin embargo yo notaba que ahí hay un mensaje muy potente, con respecto a por lo menos; precisar que es lo que no quieren, que me parece una primera forma de construcción de identidad, la construcción de identidad por negación, “esto no lo queremos”, y en ese aspecto yo he estado siempre muy atento, muy atento, a lo que los jóvenes en estos distintos ámbitos que señalo, y que yo he tenido la suerte por razones sociales políticas, de conocer relativamente cerca.

 

– Me parece muy interesante que nosotros los adultos nos involucremos en el sentido, de escuchar, de aprender, de ponernos al servicio, de ver que están haciendo ahí, creo que ese tipo de iniciativa son a nivel de un potencial que se pueden desarrollar de insospechadas posibilidades, como nuevas expresiones que se pueden estar dando, que a mi juicio los únicos que pueden dar esas nuevas expresiones son justamente los jóvenes, yo en ese aspecto soy escéptico de lo que pueda ofrecer el mundo adulto, y mas escéptico aun del mundo adulto involucrado en los juegos de la política oficial, sospecho profundamente de eso, y me atrae al mismo tiempo profundamente esto otro que lo veo como algo nuevo, algo que esta germinando, algo que repito puede ofrecer posibilidades insospechadas, de nuevas formas de participación, de nuevas formas de organización, de nuevas formas de comprender la democracia, una democracia mucho mas directa, mucho mas protagónica, creo que incluso para efectos teóricos puede ser extremadamente atractivo para las ciencias sociales, de indagar lo nuevo que se esta generando ahí, a nivel epistemológicos los saberes que están en juego, como conjugan el hacer con la practica con lo conceptual, es una cosa muy atrayente, en una frase “Ahí Esta Todo Pasando”

 

Frente a esto mismo, (la no-participación de los jóvenes, el decir que no nos interesa este apernamiento constante de parte de la política partidaria, el decir que no estamos”Ni Ahí”) ¿cual cree usted que es la importancia de la organización popular?

 

– Para mi una de las iniciativas mas interesantes, justamente tiene que ver con lo que ustedes mencionan, respecto de la educación, pero por lo menos lo que yo visualizo y percibo, como estos chiquillos y chiquillas, asumen con la construcción de organización, porque no tiene que ver ni con la organización ochentera, ni setentera, ni sesentera, mi modesto punto de vista, lo ejemplifico, yo he visto incluso en algo que fue como bien expresivo en algún minuto a nivel nacional, como fue el movimiento pingüino el 2006, yo me doy cuenta que estas nuevas formas de organización tienen muy poco, y afortunadamente, de verticalismo de pirámide, de jerarquía, son formas de buscar organización mucho mas circular, mucho mas complejas por tanto, pero muy interesante en esas relaciones de complejidad  como sitúan las relaciones de poder, como ponen entre paréntesis el tema de la representación, sobretodo una representación rígida poco dinámica, el juego que hacen de ser representantes y representados a la vez, lo que quedo tan bien graficado en el movimiento pingüino, me parece muy atractivo, me llama la atención en estas nuevas formas de organización, todo el papel que juega por ejemplo el arte, me llama la atención como incorporan el teatro, como incorporan la danza, como incorporan el graffiti, la plástica, me llama la atención el papel que juega el cuerpo, en todo esto, es interesante porque no es solo una cosa teórica-discursiva, sino que, es en donde están las emociones, los sentimientos, la cercanía, me llama la atención la forma que tienen los chiquillos en estos nuevos grupos que ellos proponen en esta nueva forma de organización, la forma de encontrarse, el abrazo, el beso, la afectividad, la emotividad que tiene, entonces las comparo con las frías organizaciones de años atrás, que obedecían también a su tiempo, y encuentro que no tienen nada que ver, encuentro que como yo decía denante aquí ahí un germen de cosas que están naciendo, y que tienen decía yo también insospechadas posibilidades justamente en este tipo de expresiones, a raíz de la pregunta que me están haciendo, creo que estas nuevas formas de organización están plasmando yo diría una proto propuesta, algo incipiente, que me llama poderosamente la atención, me gusta, me siento convocado por ellos, y creo que nosotros tenemos mucho que aprender de esas iniciativas.

 

¿ Como esta política estructurada pretende inmiscuirse dentro de los movimientos populares como pasó de alguna manera en el 2006?, ¿cree usted que realmente se puede hacer organización y educación popular, sin militancia partidariamente hablando, sin caer en el voluntarismo?

 

– Que pregunta mas compleja, que buena pregunta, una buena interrogante la que ustedes plantean, yo afortunadamente me declaro en todas estas cosas como un simple aprendiz de lujo, y me parece que una característica en los tiempos actuales, es que nadie tiene las respuestas, a situaciones que como decía hace un rato son germinales, que están recién gestándose, mas bien me parece interesante las preguntas que los jóvenes se hacen frente a este tipo de situaciones, hay una necesidad de levantarse interrogantes, me atrae frente a eso el hecho de que no se cierran inmediatamente a visiones, ni se casan con respuestas absolutas de inmediato, sino que hay indagaciones hay búsqueda, hay nuevas interrogantes que surgen en el camino, una pregunta normalmente no trae como efecto consiguiente la respuesta, sino que muchas veces trae una nueva pregunta, cosa que me parece del punto de vista epistemológico sumamente interesante, atractivo, entonces en ese plano, de lo que ustedes plantean, de lo que ustedes problematizan, yo diría que ahí algo también que resulta muy necesario de analizar, de reflexionar, es de que los jóvenes de hoy tienen algo que también es muy potente para mi, hay una gran militancia social, o sea la cantidad de colectivos con los cuales uno se encuentra, que a la mirada mas partidista le incomoda por que lo lee como fragmentación, lo lee como dispersión, la mirada partidista tiende a aglutinar desde un centro, siempre va a haber un centro, y por lo tanto de ahí para abajo. Lo interesante de todo estos colectivos que han ido creciendo, por lo menos los que yo visualizo, es que no hay centro, es muy interesante lo que ocurre con los bordes, son como círculos concéntricos, que van rodeando la acción, eso es sumamente interesante, me doy cuenta también, que hay muchos jóvenes, o pocos jóvenes, no se si muchos o pocos, pero hay jóvenes, que algunos de ellos por su formación, claro echan de menos la lógica mas partidista, la militancia partidista, y me parecen que siguen algunos de ellos, en la lógica que les heredo el mundo adulto, sobre todo en aquellos que se sitúan mas en la perspectiva de poder, de ejercer una presencia “Nacional” estar ahí en vitrina.

 

  A mi me parece que estos son tiempos de mucha humildad, de mucha modestia, son tiempos de expresiones mucho mas colectivas, mas que de liderazgos individuales, y es un tiempo a mi juicio, de una presencia militante mucho mas social que partidista, lo que me parce también interesante, porque muchos leen esto como que los chiquillos de hoy, son fuertemente anti-partido, son críticos de los partidos como hoy están, pero nadie puede negar que a lo mejor todos estos grupos, colectivos, estas asociaciones, estas redes sociales, llámeseles como se les llame, en el mediano o futuro plazo como movimiento social, no genere ese movimiento social nuevos partidos, yo creo que ahí hay una relación dialéctica interesante, repito yo no leo, como lo leen algunos cientistas sociales, lo peligroso que puede ser esta mirada anti partidista de los jóvenes que están en el colectivos tanto, en la agrupación tanto, yo lo leo exactamente al revés, lo veo como un aporte de cómo se hace política y se hace política desde lo social, y se hace política desde situaciones que tienen que ver con necesidades inmediatas muy pragmáticas, como ustedes lo decían antes, pero además con la aspiración del largo plazo, de construir algo distinto, hay un juego ahí, de lo mediato y lo inmediato, que yo creo que hay que leer con mas cuidado de parte del mundo que juega mas con la certeza, yo no le temo a la incertidumbre, me desafía, me provoca, me invita, y me invita a que? Y tiene mucho que ver nuevamente con los que yo siento que son los aportes de los chiquillos actuales, me invita mucho a la co-autoría, a sentirme parte de, no soy comparsa no soy extra, usando términos teatrales, en función lo que pueda ser una expresión vinculada a la dramaturgia, no, no, soy sujeto protagonista, y en primer piso soy actor, soy actriz, puedo construir mi propio texto mi propio guión, el tema de la co-autoría es una cosa fantástica.

 

– Una pequeña anécdota, que la he vivido yo directamente, muchas veces cuando me han invitado, yo me empiezo a entusiasmar, entonces es muy genial lo que pasa, me ha pasado muchas veces, que los chiquillos que me invitan, generalmente son colectivos muy jóvenes, me dicen “Hasta Ahí” en el fondo “No Siga” “No Nos Venga Con Cuchufletas” “No Nos Venga a Hacer Comulgar Con Papas y Carreta” nosotros le pedimos ayuda en esta parte, le agradecemos mucho, perfecto, pero de aquí pa` delante déjenos a nosotros solitos. Ese mensaje me parece parece interesante, me gusta, me pone en una perspectiva, de asumir la co-autoría, y de no sentirme en poseedor de la escritura de la partitura.

 

Frente a este emerger de colectivos populares, redes sociales, de corte popular, como surge el caso de los coleros, el caso de la red de hip hop activista, ¿Usted cree que se puede potenciar desde las bases, un proyecto de autoformación social, de corte popular, frente a una sociedad reacia a la opinión y a la expresión popular? 

 

– Yo pienso y asumo, que eso tiene que ver con los tiempos que vivimos, estos son tiempos en Chile particularmente, porque no son los tiempos del resto de América latina ojo, es mas complejo con respecto a lo que puede tomar un proceso que valla paso a paso construyendo, esta suerte de propuesta de transformación de cambio, esta construcción desde las bases como ustedes dicen. Eso requiere ir agotando y superando ciertos momentos, es un proceso, si yo miro a América latina, si yo miro a otros países, y veo situaciones como las que se han vivido en Bolivia, como lo que se ha vivido en Brasil con varios movimientos, con lo que se ha vivido en el propio Uruguay, en el propio Paraguay, ojo no es menor, la expresión desde las bases en alianzas con otros grupos, todo lo que tu quieras, pero una procedencia formidable de las bases, de los que nunca estuvieron en el escenario, de los que no aparecen en la foto, a mi siempre me interesan los que no aparecen en la foto, para mi siempre son los mas interesante, y en ese plano yo te diría que si nosotros nos damos cuenta del potencial que tienen todos estos grupos, y estos grupos superan la tendencia a encerrarse en si mismo y abren espacios de articulaciones de redes, de redes que yo le llamo asociativas, que puedes entrar en una, en otra, en otra, en otra, pero siempre ahí una horizontalidad, con mucha comunicación, pienso que eso puede ser factor de una presencia cada vez mayor, pero tenemos que superar la tendencia a la descalificación, tenemos que ganar confianza, y esa afectividad que yo noto que existe, y esa emotividad que yo noto que existe, ese sentimiento que existe, que sea constructor justamente, de cercanía, que sea constructos de amorosidad entre nosotros, que sea constructor de afecto entre nosotros, que genere relaciones de confianza entre nosotros, y en la medida en que vallamos desde las bases construyendo eso, eso va a permitir ya levantar  un discurso en los que aparezcan ya elementos mas de carácter conceptual, teórico, sobre la complejidad de la sociedad, sobre participación social, sobre educación, sobre democracia, sobre sociedad y estado, sobre ecología, sobre lo que dice relación con una vida en la cual todos nos sintamos constructores de un mundo mas fraterno mas cercano, y en ese aspecto me parce a mi, que lo que hemos visto en otros países vecinos cercanos, me hace ser optimista, siempre y cuando rompamos estas situaciones entre nosotros de aislamientos de in comunicación, porque de lo contrario, yo hablaba del tiempo que nos puedo tomar, estaríamos perdiendo una posibilidad importante de levantar algo justamente desde las bases populares de este país.

 

Usted como actor principal de la co-autoría de estas bases populares, de la colectivización, ¿como ve usted el progreso de estos colectivos y redes, frente a este aislamiento (que ni siquiera es provocado por las bases)?

 

– Te respondo derechamente la pregunta, altiro, eso lo tengo súper claro, con mayor participación en lo que están creando los jóvenes en los escenarios, de mas jóvenes, de otros jóvenes, y desde ahí estos grupos con vínculos con el mundo adulto, pero donde no pierdan ellos su protagonismo, voy a decir una palabra que no me gusta mucho, pero se va a entender lo que quiero decir, pero que ellos no pierdan la conducción, mira si uno observa la clase política oficial, prácticamente es una generación que ha estado los últimos 30 años, es exactamente la misma generación, son los mismos protagonistas, yo no digo que no estén que no participen, yo soy de esa generación también, pero a mi me parece que tenemos que ponernos a disposición a lo nuevo que esta surgiendo, ahí también ahí mucha ambición de poder, son los que tienen el poder, el poder político, el poder económico, el poder cultural, son los decidores de este país, son los que deciden por nosotros, a mi me parece que los que están en condiciones de romper eso, y se dan cuenta, tienen mucho temor a lo que puedan hacer los jóvenes hoy en día, ayer leía el diario, y ahora están todos en campaña, están saliendo a los territorios a los barrios para gritar a estos 3 millones de jóvenes que no se han inscrito y que se inscriban, y le tienen pánico a eso, porque empiezan a instruir, que este sistema, este modelo como esta, esta agotado, absolutamente agotado, y el temor que tienen, que sea considerado no representativo, y por lo tanto ilegitimo en el sentido que no recoja los intereses de las bases populares, y por lo tanto se empieza a generar una especia de erosión de las bases mismas, en esta estructura ascendente, se comienza a derruir, y no es menor esto que incluyan estratégicamente y markinesticamente, puro marketing a mi juicio, a ciertos jóvenes que aparezcan a la cabeza de los comités, o de las secretarias ejecutivas de las candidaturas, eso tiene mucho que ver con el marketing, entonces pienso que estas iniciativas, estos colectivos, estas asociaciones, estas redes por abajo, no tienen que ceder su protagonismo, que inviten al mundo adulto si quieren, yo creo que es necesario, porque tiene que ver con la relación del conjunto de  actores de la sociedad, pero no tiene que perder la manija, los chiquillos son los que la llevan, en una sociedad como la que estamos viviendo hoy en chile, lo nuevo tiene que ver con estas expresiones de los jóvenes, con todas las dudas que se pueden que tener sobre ellos, con todas las dificultades que se pueden tener sobre ellos, los chiquillos son los que la llevan, ahí esta lo nuevo que se esta construyendo.

 

Sabemos que el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, están introduciendo en América Latina, proyectos educacionales que no necesariamente tienen que ver con el arraigo cultural que tiene cada país de Latinoamérica, tendiendo a la Homogenización y a la producción de Mano de Obra Barata y Calificada, con la locación de colegios industriales en lugares periféricos, como La Pintana, La Pincoya, Quinta Normal, Lo Prado, ¿Como cree Usted que los jóvenes con tanto desarraigo cultural, que se puede hacer frente a esta “Proletarización” de los jóvenes?

 

– Es muy interesante tiene mucho que ver con lo que me decías anteriormente, porque en la medida que pierda el protagonismo, que pierda la manija, que pasa? obtiene espacio y gana terreno la lógica clientelista, de tener a los jóvenes como clientes de los modelos que se quieren instalar a partir de estas instancias facticas de poder, el banco mundial, el FMI, hace mucho rato que están apoyando las reformas educativas oficiales, reformas educativas que no tienen mucho que ofrecer a los jóvenes de hoy, en la perspectiva de lo que están trazando una parte de estos jóvenes, y particularmente una parte de jóvenes de sectores populares, me refiero absolutamente a ellos, no es menor lo que ha acontecido aquí en Chile con este paso de la LOCE a la LGE, evidentemente esta LGE no es en estricto rigor lo mismo que la LOCE, pero finalmente es la LOCE adornada, “Maquillada” no tiene que ver con lo que buscaron lo chiquillos con el movimiento pingüino, los grandes temas que ellos colocaron, no son recogidos por la nueva LGE, y es justamente eso lo que van a financiar y lo que van a apoyar, instancias como el banco mundial, y como el FMI, y por lo tanto frente a los jóvenes van a desarrollar una campaña de cautivarlos de atraerlos, a esa lógica representada por la LGE, que es la lógica clientelista, es de alguna manera en un escenario mayor, amplio, lo que hacen los municipios con su territorio y con los actores del territorio, se establece con ellos una relación de clientelismo, son la base social para los grupos que administran y dirigen un municipio, por lo tanto, esta la zanahoria del paseo, esta la zanahoria de los instrumentos musicales para el centro cultural, esta la zanahoria de las mallas para el grupo de danza, están las pelotas o los arcos para el club deportivo, pero en la lógica de que se integren para lo que ellos están decidiendo y están ensayando, no es la lógica de incorporar lo nuevo que ahí esta surgiendo, es un modelo mas bien que se instala en un paradigma de integración, mas que de un paradigma de asumir el conflicto, construir desde el conflicto, que ha sido la experiencia de los otros países sudamericanos, lo nuestro esta mucho mas en la lógica de la integración social, entonces justamente por lo mismo y dado que ustedes me preguntan algo muy parecido a lo que me preguntaron anteriormente mi respuesta vuelve a ser la misma, este mundo social popular, no tiene  que perder ese protagonismo tiene que cuidar mucho sus espacios de autonomía relativa, porque las expresiones, la seducción que va a tener el escenario oficial,   va a ser extremadamente fuerte y las zanahorias, los ganchos para incorporarlos a la lógica dominante van a ser muchos, y sobre todo ahora en año electoral, eso va a ser mucho mas fuerte.

 

Siguiendo con el ejemplo de las zanahorias, con los ganchos que uno puede usar en pro de una educación “Informal” (conceptualizando un poco con freire), ¿Usted cree que en una escuela municipal (como lo que es una escuela municipal hoy en día, estructuras de cárcel, que muchas veces ahí mas inspectores que alumnos) con la inclusión de instrumentos musicales, trajes para los grupos folclóricos, se pueda un poco “Aprovechar” para crear una instancia “Informal” de educación con el tal de la emersión de las conciencias?

 

– Haber yo creo, tu me preguntas a mi, y yo con todo respeto con otros compañeros y compañeras que están en este campo, y que piensan que es factible hacerlo en esta relación con el mundo educacional institucionalizado, particularmente con el mundo de las escuelas municipales, con mucho respeto a quienes creen que si que es posible, yo pienso con mucho respeto que el camino no va por ahí, pienso que la educación que abren y que generan estos grupos colectivos, no son  ni van a ser recogidos por estas instancias municipales, estos que ustedes llaman lo como se puede incorporar lo “Informal” pienso que esto que esta comillas “Fuera” se integra a lo que puede gestarse desde los espacios institucionalizado, esto lo digo también con mucho respeto a los profesores, de esas escuelas de esos centro educativos, que muchas veces pueden tener una muy buena disposición desde el plano discursivo, pero que no tienen mayor cercanía, con estas nuevas expresiones, o con estas expresiones no siendo tan nuevas, si son siempre como alterativas del mundo oficial, siempre me ha llamado la atención que las escuelas tienen  poco vinculo con el barrio, con la organización juvenil, con el grupo de rockeros que están funcionando en la parroquia, con los muchachos que se juntan en la esquina y hacen actividades interesantes, con los artesanos del sector, no tienen ningún vinculo, ningún vinculo, nunca esas cosas son incorporadas ni siquiera a los curriculum de las escuelas, no hacen investigar a los estudiantes lo que esta pasando ahí, ahí mismo, que muchas veces los propios estudiantes son de esos propios grupos, mas bien lo ven como un riesgo como un peligro, como una anomia social, entonces en función de la pregunta que ustedes me hacen a mi, yo soy mas bien partidario de potenciar lo espacios de auto educación, y desde ahí dialogar con el mundo institucionalizado, pero no entrar en ese mundo institucionalizado, porque ese ingreso implica cooptación, absorción, succión, o desde el clientelismo, para adornar la escuela, usando una frase “todo cambia, para que todo quede igual”

 

Con su experiencia laboral en la Universidad del Mar en San Fernando, nosotros mismos, estudiantes de Pedagogía de la Universidad Bolivariana, quizás lo que pudo ver en la Universidad Arcis, en la Universidad de Valparaíso, ¿cree que esta generación de profesores, con nuevas ideas, que sienten que en lo popular y lo político (no así estructurado), puede haber alguna esperanza de algún cambio, frente a un futuro mas asediado con este capitalismo exacerbado?

 

– La esperanza, yo en ese escenario la he asumido desde la siguiente manera, hasta donde dure. Tengo la esperanza en el sentido de que un espacio como ese, yo no seria partidario de cerrarlo a-priori, como dije denante, porque hay compañeros que creen que efectivamente hay ahí cosas que se pueden hacer, yo mismo en algún minuto así lo pensé, el ejemplo que ustedes ponen de Arcis, de la Bolivariana, no tengo dudas con respecto a los chiquillos que llegan a estudiar ahí, que en su gran mayoría buscan instancias distintas, buscan nuevos, enfoques, nuevas miradas, nuevas propuestas, de eso no tengo ninguna duda, la duda me baja, y eso tiene que ver justamente hasta donde me llega la esperanza, o donde mas bien la esperanza  mía choca, con las estructuras de esos espacio, incluso de esas estructuras con pasado glorioso, a nivel de lo que fueron sus directivos cuando eran jóvenes, me refiero concretamente por ejemplo al Arcis, como entienden ustedes que una escuela en la cual yo participaba activamente como es la escuela de educación, se nos objetara el levantar una mirada de formación que privilegiara las propuestas de Paulo Freire, y se nos cuestionara que nos declaráramos una escuela que recogía el legado de Paulo Freire, eso no podía ser en Arcis, teníamos que abrirnos a una mirada mas pluralista, mas diversa, Freire pero también, ta ta ta ta ta, e inmediatamente venia la cosa hibrida, que desactivaba la cosa mas de transformación mas de cambio, todas las dificultades que ha habido en la bolivariana, yo pienso que efectivamente en una propuesta formativa de este tipo, esta la esperanza que de sujeto a sujeto, no tengo duda en eso, podamos influir y podamos crear propuestas distintas, todos los actores que estamos compartiendo experiencias de este tipo, nuevamente vuelvo a la co-autoría, de eso no tengo ninguna duda, mi esperanza esta vigente, y encendida no se ha apagado, donde si no tengo esperanza es en la estructura institucional, de la cual sospecho profundamente, a la hora de que esto se institucionaliza, creo pierde su sentido mas transformador, mas de cuestionamiento, mas de interpelación.

 

¿Pasa un poco también con la adquisición, de las personalidades jurídicas, de parte de los movimientos……?

 

– Exactamente, hasta donde ese juego, y eso implica estudios de escenarios y de particularidades caso a caso, en el caso de Arcis, llegamos hasta donde pudimos llegar, en educación, en historia, y salimos volando, y de hecho las escuelas de educación ya no existen en Arcis, se borro absolutamente eso, no existe ninguna escuela de educación, tenia Ingles, Parvularia, Básica, Matemática, Chao.

 

Terminando con la entrevista, que legado desde su experiencia laboral, en el sector social como actor principal, dejaría usted a los jóvenes de hoy en día, a estos jóvenes rebeldes, a los revolucionarios (porque no decirlo) que creen que otro mundo es posible….

 

– El caminar es importante, por eso es movimiento, que podría decir frente a eso, esta tan cercano a un cierto ego, que legado…..Yo diría que legado ninguno, talvez una aspiración que esparte también de la esperanza, la aspiración la co-autoría, a asumir la iniciativa y a asumir la creatividad, es mi aspiración, cuando ustedes hablan denante de la esperanza, yo ligo absolutamente la esperanza a dos aspectos fundamentales, lo ligo a la confianza, y lo ligo al compromiso, es porque tengo confianza en ustedes, y porque creo en el compromiso de ustedes, tengo la esperanza de que nuevos pasos se podrán dar, a propósito del caminar en el ámbito de la educación, en el ámbito de lo social, tengo esa confianza y sumo y creo en el compromiso de ustedes, en el cual yo también me siento parte, de la Co-Autoría.

 

 

Mamapilsen y Sebaburro

AUKA Observatorio Histórico Social.

Memoria Popular

2009.

 

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    luchopato (lunes, 18 mayo 2009 14:30)

    wena lucho , por fin day kara, perro excelente
    weno,weno el apreton de cogote al tatita busto , jajajajajajaja..............

  • #2

    luchopato (lunes, 18 mayo 2009 14:32)

    un saludo fraterno pa my amiguito luchote, tay perdido ven a pegarte unos vinos kon los cabroz.........

  • #3

    MamaPilsen! (lunes, 18 mayo 2009 22:10)

    - Gracias Lucho!

    Te Pasaste!

AUKA.
observatorio historico social .. memoria popular
Rie.cl
http://www.estudiosurbanos.tk/

proyecto.auka@gmail.com